Azafatas, Promotores y Repartidores ¿Cuáles son sus funciones y presupuestos?

  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO

Los repartos de publicidad con personal externo a una empresa se hace, lógicamente, buscando un grado de especialización en la tarea encomendada. Y es por ello que muchas empresas contratan repartidores, promotores y/o azafatas, para sus acciones de reparto o representación pero ¿Qué perfil utilizar en cada caso?, ¿Es lo mismo cada uno de ellos?

reparto en mano de publicidadBarcelona, noviembre 2014 | Bien, obviamente no. No es lo mismo una repartidora, que una promotora o que una azafata. Tampoco un repartidor que un promotor que un azafato; consecuentemente. Los perfiles y funciones de cada uno de estos perfiles empresariales son diferentes, y aunque pueden compartir alguna sinergia o detalles comunes, hay muchas variantes que debemos de tener en cuenta para determinar el perfil a elegir, y estimar unas funciones diferentes, que van a afectar en positivo o negativo a la velocidad de trabajo, calidad de servicio, presupuesto y, como no, a los resultados.

Las azafatas y azafatos suelen utilizarse para actos de representación, por ejemplo en ferias, congresos y eventos varios. Sus funciones son de representación, y es muy importante el aspecto físico y la capacidad de relacionarse en base una posición, generalmente limitada a un espacio, y a un contenido a comunicar facilitando la interacción entre empresa y público; que puede ser el consumidor final u otras empresas. Su edad suele ser de 18 a 30 años. Su perfil se relaciona habitualmente con los eventos.

empresas de azafatas en barcelona

Los promotores y promotoras son personas más especializadas en conseguir resultados; por ejemplo ventas o captación de contactos cualificados. Su aspecto es importante, que no tanto su belleza. Son personas con mucha capacidad comercial, y dirigidas a unos resultados medibles y cuantificables.   Su edad suele ser de 27 a 50 años. Su perfil se suele relacional con las task forces, o acciones especiales de resultados comerciales. Tienen experiencia extra y funciones derivadas de tareas de ventas, captación, fidelización y sinergias entre participantes, por ejemplo de un evento, una reunión de grupo, una acción de networking, presencia en ferias comerciales y acciones o directamente con el público en general, lease personas y asistentes, o de tareas B2B (negocio a negocio).

promotores en bcn

Los repartidores, son personas ágiles en la entrega de folletos, muestras de productos, revistas, u otros elementos de promoción publicitaria y merchandising. Su actividad de carga, movimiento constante y entrega de estos contenidos, hace que deban tener unas condiciones físicas cuidadas, puesto que van a tener que aguantar peso durante muchas horas, reponer constantemente; y así día a día. Su aspecto no es determinante, aunque es lógico pensar que cualquier empresa que subcontrata los servicios de repartidores, debe tener en cuenta que los repartidores contratados tengan cuanto menos un aspecto “normal”. Su edad suele ser desde los 18 hasta los 40 años; aunque encontramos repartidores de más edad también. Su perfil se engloba dentro de las acciones de marketing directo y publicidad directa.

repartidoras de publicidad

Los presupuestos de azafatas de imagen, promotores comerciales y de representación y repartidores de publicidad

Teniendo en cuenta un grado medio de especialización, los presupuestos que se emplean en la contratación de azafatas, promotores y repartidores por parte de las empresas, son muy parecidos; y para tareas básicas suelen estar sobre los 15 a 20 € por hora que pueden variar por determinados conceptos:

Cantidad de horas totales. A mayor volumen general  y cantidad de horas (determinado por la suma del número de azafatas x días); los precios suelen ser inferiores.

Idiomas. Esto pasa especialmente en la contratación de azafatas, ya que hay que entender que no es lo mismo contratar azafatas que tengan que relacionarse en un evento en español, en el caso de España, Argentina, Colombia, Perú, Mexico…(ya saben, países latinos me refiero), que en ruso e inglés. Es decir, el manejo de idiomas se pagan en estos casos. También en acciones promocionales, de representación o ventas con promotores. En el caso de los repartidores, no suelen pedirse presupuestos con manejo de idiomas, aunque si fuera el caso, o la “excepción que determina la norma”; es posible que no seguro que también recibiéramos un presupuesto con un plus de  contratación.

Desplazamientos. Para esto tendremos que tener en cuenta el “punto de origen” de la empresa que contratemos. Es decir, por ejemplo desde OPEN-buzoneo.com nos encargamos de repartos con azafatas en la ciudad de Barcelona, en Madrid, en Zaragoza, Valencia, y Sevilla. Son solo unos ejemplos. Tomemos entonces el ejemplo de contratación de este perfil profesional en Barcelona y veamos que, al estar nuestra empresa en la Ciudad Condal, es lógico que hayan unos sobrecostes por desplazamiento si, por ejemplo, el evento al el que deben de acudir está fuera de la ciudad, por ejemplo en Sant Cugat del Vallés, en Granollers, en Mataró, en Castelldefels,  Manresa, o en cualquier localidad desde la que se cubra este servicio desde Barcelona. Y así en toda España, claro.

Horas extra: en ocasiones sucede que un evento se alarga, generando horas extra de trabajo que aunque pudieran estar semi-previstas, generan un plus sobre el presupuesto.

Nocturnidad. Aunque no en todos los casos, trabajar de noche puede suponer un ligero aumento de precios sobre el precio de la jornada laboral de día; con lo que el presupuesto se verá afectado.

empresa de azafatas en barcelona

Peligrosidad: esto encarece el presupuesto como es muy lógico.

Trabajos por resultados e información. Conseguir unos resultados, beneficios, información, etc.; se paga de forma variable cuando utilizamos azafatas, promotores y repartidores, ya que aunque podemos incluir estos servicios dentro de sus actividades, no siempre se requieren y conseguirlos supone, por lo general, más tiempo, mejor especialización y “savoir faire”. Por ello, es muy normal que esto afecte al presupuesto, e incluso que las empresas que contratan estos servicios paguen incentivos adicionales voluntariamente por volumen de resultados.

En ocasiones, puede haber un plus  en el coste de contratar una azafata en función de su experiencia en sectores determinados, por su calidad de influenciadora, mediadora o perfil comercial, que lo normal es que se ofrezca como un servicio premium dirigido a resultados, medibles y a corto plazo; que busquen una rentabilidad objetivo y no solo un aspecto de imagen.