Comportamiento de los consumidores según el precio, cambios de los 90 a la actualidad

  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO

Los consumidores se comportan de manera no homogénea según el nivel de precio. Por David Guiu / CEO SOCIALetic.com

Si el producto es barato

En caso de que el precio sea muy bajo, el consumidor lo asociará con una baja calidad y desconfiará del producto. Ésto es lo que sucedía hace unos años y dictaban los manuales de marketing; y en parte sigue sucediendo. Digo “en parte” ya que la actual situación económica y los problemas de muchas familias por llegar a final de mes, ha hecho que muchos seamos los que hemos probado productos económicos, de coste más reducido que las primeras marcas o las marcas “punteras”, y hemos podido comprobar que hay productos baratos de calidad. A veces equiparables a las primeras marcas. En pocos casos pero también sucede, incluso mejores; aunque en cuestión de gustos es imposible generalizar como bien saben.

Pero si es cierto, y eso creo, que el tópico de que un producto “es barato = es malo” tiene menos adeptos que por ejemplo en los años 90 y principios de éste siglo. No nos vayamos “tan allá”…que hace 5 años incluso.

Volviendo a situarnos en el marco de la actual crisis económica no deseada por nadie objetivamente, es de sentido común pensar que muchas empresas han valorado la opción de cubrir las necesidades de un nicho de mercado que va creciendo día a día como es el “apurao”, “justo de pasta” y con pocos o menos recursos económicos; bajando sus precios y por tanto convirtiéndose en productos “baratos” -si “algo” puede recibir ese calificativo hoy en día.

También es lógico pensar que los productos baratos vayan mejorando su calidad ante el aumento de beneficios, además de que muchas marcas fabrican para las marcas blancas de los hipermercados con lo que obtenemos productos “baratos” que no cumplen con la asociación barato-malo de años atrás.

Se trata de un cambio importante de tendencia, de percepciones, de consumo y de prescripciones de productos. Lógicamente de marketing, ventas y canales de distribución; en los que también estaría incluida la publicidad como parte de la cadena socio-económica de la que forma parte.

De todas formas si, para que negarlo, si nos encontramos delante de un producto que no conocemos y que es muy barato; la primera sensación es de que “es malo”. “Posiblemente lo es “, solemos pensar.  De inferior calidad a lo que nos dejaría contentos y nos puede provocar remordimiento de compra. Y muchos decidiremos pagar un poco más por otro, o decantarnos por otro tipo de producto antes que “jugárnosla”. Sin en cambio, y nuevamente destaco de que ésta es opinión personal y lógicamente pueden haber personas que no la compartan, si un producto viene “de la mano” de una marca blanca reconocida, vamos a poner por ejemplo a Hacendado de supermercados Mercadona; tendrá bastantes más opciones de compra a coste “muy barato” que si va con una marca desconocida y que ofrezca dudas con mayúsculas y subrayado. De todas formas el consumidor “va con lupa”. Normal.

Si el producto es caro

En el caso opuesto, si el precio es muy elevado el consumidor “tipo” pensará que el producto o servicio no compensa el gasto realizado. Obviamente estamos hablando de un consumidor ya curtido, que la crisis le ha permitido experimentar con diferentes marcas dentro de un mismo tipo de productos y ha podido comprobar que hay marcas más baratas, que son muy similares o mejores que las más caras. Un nuevo cambio en las percepciones del consumidor actual motivado por la crisis.

Si el producto tiene un precio “lógico”

Finalmente, si el precio coincide con lo que consumidor considera justo pagar; éste comprará el producto. Lógico. “Lógico” hasta la crisis,  ya que la realidad actual hace que muchos deban “jugársela” hasta encontrar el producto “barato” que cumpla en mayor o menor medida con sus necesidades y gustos.

buzoneo publicidad

Quienes más datos tengan de éste tipo de consumidor, cambiante y a cada vez más infiel a las marcas por necesidad, “ese” que ayer llevaba un automóvil de lujo y hoy un utilitario, o se desplaza en línea pública o incluso andando para ahorrar (lógicamente que merece todos mis respetos como cualquier otros; faltaría más) ; tendrá grandes posibilidades de éxito pues éste cliente ya no atiende a su top of mind ni en productos de alimentación, ni en productos de compra por impulso, ni en muchos tipo de productos que anteriormente, al tratarse de productos no excesivamente caros; antes si atendía. Pero ya no; ahora muchos conocen que muchos productos menos caros…tienen la misma calidad que los caros. Puedan o no puedan pagar los caros…dicho de otra manera, cada vez estamos más abiertos a probar productos más económicos, sobretodo de alimentación; pues la calidad se está equiparando.