Los niños no saben jugar y los padres no saben comprar juguetes para Navidad

  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO

los reyes magosLos Reyes Magos deben enseñar a jugar a padres e hijos. Los niños no saben jugar, la ilusión del día de Reyes les dura unos minutos, el tiempo que tardan en abrir la caja de los regalos

Los padres han entrado en el “círculo” aconsejando a los reyes magos productos baratos, malos, o lo primero que pide el niño: “da igual, es lo que ha pedido, lo que le hace ilusión”. Algunos fabricantes se aprovechan de ello y posicionan en el mercado juguetes de 0,1€ a 10€ y los padres caen una y otra vez

La campaña de Navidad acaba de dar el pistoletazo de salida, representando para el sector de la juguetería entre el 60 y el 70 por ciento de las ventas del año, de ahí la importancia capital que estas fechas tienen para los fabricantes de juguetes.

Algunos de estos fabricantes aprovechan la temporada más importante de ventas para atraer a los niños mediante diferentes acciones de marketing, para así poder vender juguetes de escaso valor a unos importes difícilmente justificables. Esta es una situación que se repite año tras año.

“Hace unos años, los Reyes Magos trajeron a mi hermana pequeña un juguete en Navidades. Era una máquina para hacer transfer en camisetas que, según el anuncio de la tele, su funcionamiento era tan sencillo como coger una foto y plasmarla en el tejido. Estuvimos todo el día de Reyes intentando poner una foto suya en una camisa sin éxito alguno, el juguete era un verdadero timo, pero además era caro y de una buena marca”, explica Juan Macías, CEO y fundador de deMartina una de las principales jugueterías online de España, quien además ha destacado que en esta ocasión “cambió mi forma de pensar sobre los juguetes y los niños”.

No hace tantos años, los juguetes eran otra cosa. Estaban diseñados para que el niño jugara, para que se lo pasara bien con los amigos, para que volviera a elegir esa marca de juguetes al año siguiente. Pero ahora, la gran mayoría de los juguetes están diseñados exclusivamente para que los padres se gasten el dinero en artículos que duran, escasamente, un día o que ni siquiera llegan a usarse nunca. En definitiva, se trata de juguetes que no funcionan.

buzoneo publicidad

Los niños pierden la ilusión

Según un estudio realizado por Macías, este 2012 la ilusión por un juguete nuevo, para niños entre 5 y 12 años de edad, ha durado entre tres y cinco horas de media, casi el tiempo que el niño tarda en abrir el regalo. Este tiempo llega incluso a ser inferior a las dos horas en ciertos momentos de un alto índice de recepción de juguetes, como pueden ser durante la época de los Reyes y las comuniones.