Desigualdad y tipos de retribución

  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO

La retribución es un concepto que se remonta al origen de las civilizaciones, cuando se puso de manifiesto la necesidad de una compensación, gratificación o premio por un trabajo realizado. Desde entonces, esta figura ha adoptado diversas modalidades.

En esencia, toda retribución debe fijarse en relación con el trabajo desempeñado y los elementos colaterales que implican el desarrollo de ese trabajo.

De ahí que en ocasiones, resulte difícil fijar los límites del valor de las retribuciones y que se acaben generando situaciones de desigualdad entre los trabajadores de un mismo campo comercial o, incluso, de una misma compañía.

No obstante, existen algunas variables que pueden ayudar a las empresas a delimitar las sumas que se conceden bajo el concepto de retribuciones:

  • Personales: se refieren a las condiciones de cada trabajador, como por ejemplo la antigüedad, los conocimientos especializados o los talentos añadidos.
  • Según el puesto de trabajo: se trata de incrementos que suelen asociarse a la peculiaridad de ciertas labores, como la peligrosidad, los horarios, el contexto, el nivel de responsabilidad, etc.
  • Cantidad y calidad de trabajo: esta categoría engloba los incrementos por logros obtenidos en el desempeño de las labores o por aspectos como la puntualidad, la excelencia o las horas extras. En casi todos los casos, se otorgan bajo la figura de incentivos.

imagenes divertidas

Retribuciones sobre el salario. ¿Qué son?

El salario de un trabajador tiene una retribución fija y otra variable. La primera corresponde al total de su nómina, mientras en la segunda se incluyen aportes que están ligados a su labor y desempeño en la compañía. Hay cuatro tipos principales de retribución variable:

  • Primas: están vinculadas a la producción y la calidad del trabajo.
  • Incentivos: sumas añadidas por el desempeño de un empleado, casi siempre en relación con las ventas generadas en un período determinado.
  • Bonos: otorgados generalmente a cargos de alta cualificación.
  • Gratificaciones: aportes que se dan en función de resultados excepcionales.

retribucion por objetivos

La retribución en especie. Modalidades y características

Pero no todas las retribuciones son económicas. También existen las retribuciones en especie, que son aquellos pagos adicionales que las compañías realizan a sus trabajadores en formatos distintos al dinero o la moneda corriente.

Mientras las retribuciones monetarias se realizan a través de transferencias bancarias o bajo el soporte de cheques, en las retribuciones en especie las modalidades de entrega varían según a la naturaleza de la retribución. Los tipos más comunes de retribuciones en especie son:

  • Bienes o accesorios: se refiere a objetos o medios como casas, vehículos, medios de transporte, entre otros, que resultan indispensables para que el trabajador lleve a cabo las labores que le han sido asignadas. Se hacen efectivas, sobre todo, en los casos en que las compañías trasladan a sus empleados a ciudades o países distintos, donde resulta fundamental la adaptación de éstos al nuevo espacio.
  • De carácter asistencial: en este apartado se incluyen todas las ayudas por concepto de hijos, comedores, ayudas para la compra de vivienda, permisos nupciales, créditos, entre otros.
  • Tickets restaurante: es un complemento para la alimentación de los empleados. A veces también incluye el servicio de cafetería y restaurante.
  • Premios de antigüedad: exclusivo de aquellos trabajadores que acumulan una larga trayectoria en una empresa.

Si quieres conocer las ventajas de todos los tipos de retribución, sus principales características, así cómo casos de éxito de empresas que los han implementado en su plantilla, os recomendamos que os descargueis el ebook Retribución por objetivos. Descubre las claves de un modelo de retribución variable de éxito.