El perfil del teletrabajador y su crecimiento en España

  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO

En la actualidad, el teletrabajo está destacando como una modalidad que adoptan cada vez más empresas.

teletrabajoAdemás de una cualificación específica, teletrabajar requiere un conjunto de competencias para adaptarse a los nuevos modos de desarrollo profesional basados en el uso de redes digitales y en la autogestión del trabajo. El perfil del ‘teletrabajador ideal’ debe estar caracterizado por autodisciplina, motivación, constancia y un importante afán de superación para minimizar los riesgos que genera el posible aislamiento de trabajar desde el hogar.

El hecho de que haya una distancia física hace necesario que la comunicación sea fluida a través de canales como las redes sociales, el correo, o el teléfono. Por ello, son importantes las innovaciones que van surgiendo en las nuevas tecnologías. Cada vez es más común el desarrollo de herramientas y aplicaciones que tienen por objetivo controlar la interactividad entre empresas y trabajadores. Gran parte del éxito de la modalidad del teletrabajo reside en esa efectividad en las comunicaciones.

Tal y como reflexiona Sonia Navarro, supervisora de proyecto de Contact Center de MADISON en la modalidad de teletrabajo, “aunque cada agente tenga su propio trabajo diario a gestionar, no hay que olvidar que el teletrabajador forma parte de un equipo. Para poder dotar a la empresa de buenos resultados y rentabilidad, primero hay que tener detrás un buen equipo con el que poder ofrecer la mejor experiencia de cliente posible posible”.

Si atendemos a los datos sobre la implementación del teletrabajo, según el INE, el 22% de las empresas españolas cuenta con programas de esta modalidad. Además, se ha probado que aumenta la productividad entre un 5% y un 25% respecto a los empleados que trabajan 40 horas en la oficina. Cabe recordar que las principales razones por las que el teletrabajo ha crecido en España en los últimos años son la reducción de costes, el aumento de la productividad, la autonomía y flexibilidad de los trabajadores y la posibilidad de conciliar la vida familiar y laboral.