El público objetivo en el marketing de contenidos

  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO

marketing de contenidosEl público en el marketing de contenidos –  Directo al target o ¿de robote también nos vale…?

Como en toda actividad de marketing, es bastante lógico pensar que nuestros esfuerzos deben ir dirigidos a un público objetivo. A alguien que reciba el proceso de comunicación emprendido. A alguien que responda. A alguien que interese, que se vea identificado, que actúe y con el que crear feedback. Es así; pero no del todo. / Por David Guiu / CEO SOCIALetic.com – Imagen por © Anson – Fotolia.com

Iba diciendo que toda actividad de marketing está pensada para conseguir unos resultados y que estos resultados pasan por poner en tiempo, manera y forma un producto o servicio que cubra un necesidad a disposición de un público objetivo claramente definido y segmentado en la medida de lo posible. Perdón, sé que he repetido “la frasecita” en muchos de mis artículos pero es que me encanta esta definición de marketing que, por ende, debe de ser aplicada al concepto marketing de contenidos en la que “el producto” puede ser un artículo, una infografía, un vídeo, un ebook, una app gratuita, un libro blanco o, como ya saben y en caso de SOCIALetic.com; un diccionario de marketing.

De todas formas, hay actividades que, en pro de conseguir objetivos, pueden ser aplicaciones de marketing que pasen directa o indirectamente por el público objetivo. Me explicaré.

Realizar un texto de marketing de contenidos y publicarlo en una página web a la que sepamos que nuestro tipo de público tiene afinidad y visita; tiene mucho “de lógico”. Es ideal -por ejemplo- publicar un artículo en una página importante de deportes de montaña; si nuestros objetivos profesionales tienen que ver con bicicletas de montaña, senderismo, escalada, escapadas de fin de semana…ya que muchas de las personas que lo lean pueden formar parte de nuestros dos tipos de clientes más interesante: los clientes actuales y los clientes potenciales que se encuentran en disposición de convertirse en compradores y/o usuarios de nuestros productos y/o servicios.

De todas formas, la búsqueda y localización de clientes y nuestro público objetivo, puede ser más mucho más rebuscada (que también complicada) con el marketing de contenidos y no precisar de un impacto directo.

Buscando un símil en otros sectores que no en “marketing, publicidad, comunicación TIC, social media marketing…” que sería el tipo de lector de éste diario de noticias (ya 60 mil a nivel mundial y 1385 en España según Alexa ¡GRACIAS!), el ejemplo anterior en el que decía “publicar un artículo en una web afín a nuestro público objetivo o target group”; voy a compararlo con “¿Queremos peces? : Vamos a pescar a la playa”; lo que entiendo que necesita de una explicación urgente por mi parte…¿Qué tendrá que ver el marketing de contenidos con pescar?.

Pues si, algo si tiene que ver. Si “ir a pescar a la playa” es la forma usual, lógica y directa de suministrarnos un buen pescado. Si nos gusta una lubina o una dorada; iríamos a la playa en la zona más profunda hacia las rocas y con una caña larga esperaríamos a conseguir nuestro preciado fín. También “están” las pescaderías, cierto es. Es exactamente lo mismo que cuando publicábamos un artículo en “la web de montañismo” que decíamos antes. Verán por qué..

Vean ustedes que no vamos a un río, sino al mar a buscar nuestra dorada. Lo mismo que “con la web de la montaña”,  nos dirigimos a páginas web en las que sabemos que está nuestro público objetivo (al cual no comparo con un pescado…”dios me libre”) . Y vamos con una caña larga y no corta; ya que la segunda nos podría dar problemas (=vayamos con un buen artículo que cree interés y que no se nos “rompa” a mitad). Buscamos algo concreto (Dorada o Lubina); aunque hay posibilidades de “pescar” algo mucho peor, peor e incluso mejor; como en la web de “la montaña” en la que estamos buscando un tipo de público pero…que será será…seguro que aparece más de una sorpresa. De todas formas, resumiendo, hemos enfocado nuestro disparo. Perdón, lanzamos bien la caña que peces a cañonazos, como que no.

Paso 1 descrito: resumen: apunta y dispara donde esté tu público pero ¿No dije anteriormente que el marketing de contenidos iba más allá y no necesariamente implicaba dirigirnos directamente a nuestro target, sino que había formas indirectas de impactarlo. Cierto.

Verán, a veces la astucia es mala consejera. A veces “hacerlo diferente puede no estar bien visto”. Si son ustedes de los que piensa que con un marketing de contenidos típico tópico, a veces aburridote y con poca creatividad ya les va bien -y les irá-; apliquen el paso 1; y adelante con ello. Suerte y éxitos. Se los deseo de corazón y seguro que tienen muy buenos resultados

Si son de los que, porque deben de exprimir todas las posibilidades -por lo que sea- y tienen tiempo para probar el paso 2. Sigan conmigo por favor, intentaré explicarles un concepto; aunque deben ustedes perfeccionarlo con la práctica y su astucia.

Y entonces, ¿De qué va esta “película 2”?. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas.

Primero, no es una segunda parte: es una parte complementaria. Segundo, buscamos la diferencia. Tercero buscamos ser mejores. ¿Vamos?

Y con el “vamos”, pues “vamos” a otras páginas.  Salgamos de lo típico. De lo planificado. De lo estructurado …de “lo lógico”, “lo normal”..y algunos dirán de “lo correcto”…y es cierto; lo es. Pero no es lo único…y ahí quiero llegar yo.

Sigamos con el ejemplo anterior en el que hablábamos de páginas “de montaña” ya que nuestra empresa “vende bicletas de montaña”. Pero pensemos en variar el enfoque. No dirigirnos a páginas en las que tooooooooodo el mundo habla “de lo mismo”; entendiéndose productos relacionados con la montaña. Pensemos en ir a otros sectores…

No se trata de ir a páginas web de películas de cine , o de terror,  en las que un artículo de bicicletas de montaña poco va a pegar -y raramente nos dejarían publicarlo-…. O, me corrijo ¿Quién dijo que un artículo que hable sobre bicicletas de montaña no pega en una web de cine o de cine de terror? Desde luego no si hablamos de los piñones, del lente trasero y la altura del sillín ¿Cierto? Pero y si se habla de las bicicletas que utilizaban  (ahora invento que de todo no sé) “los protagonistas de Seven cuando escapaban de los fantasmas.”..o “de la marca de bicicletas que se utilizó en E.T. y cuales son los nuevos modelos de esta firma”.

Pues bien, son solo dos ejemplos “rápidos”, que no malos -para nada-, de como impactar en páginas que no son de nuestro sector; adecuando el texto al contexto.

El público, montañista, excursionista, que se nutre bien y con un cuerpo sanote ¿No ve pelis de miedo?. No todos, efectivamente y a buen seguro. Pero ¿Algunos posiblemente? Es más, el volumen de visitas en una web de películas de terror puede ser incluso superior a las de ciertas webs de deportes de montaña. Puede suceder. Además ¿No cree que es muy auténtico, humano y eficaz un artículo de un gerente de una cadena de bicicletas en una web de películas (antes decía terror, pero pueden ser las bicicletas de “verano azul” si quieren…)?

Es otra forma de llegar… ¿Mejor o peor?

No hay mejor o peor, es diferente. Objetivo: el mismo : Resultados…. ni mejores ni peores; ya que podemos dirigirnos a un mismo público; pero en diferentes escenarios. No me cabe duda de que mi buen amigo Joan de POKO me diría que “ésto tiene algo de marketing de guerrilla”. Es posible.

Ya por último, y dándole una última vuelta de tuerca al tema, debemos de tener en cuenta que el marketing de contenidos puede incluir conceptos y aplicaciones de posicionamiento web (por ejemplo referencias a una web, backlinks, nombre del redactor del artículo, una imagen, un teléfono…); por lo que publicar un artículo “en cualquier web” y que nuestro público no lo lea -incluso rayando lo exagerado que representa un “nadie”-; puede repercutir beneficiosamente en el posicionamiento de una web en los buscadores y, consecuentemente, darle beneficios de visitas de su público a otros contenidos.

buzoneo publicidad

Moraleja: todo lo que haga online, con sus referencias, buen hacer, buen contenido y aplicando las técnicas de marketing de contenidos; de una forma u otra les va a reportar beneficios. “Enfoque más, o enfoque menos”. Y si las aplica todas; es normal tener más resultados.

Con esta reflexión final, podemos observar que para alcanzar a nuestro público con el marketing de contenidos, podemos ser muy creativos y los resultados pueden llegar de formas inusualmente teorizadas. Más si su competencia está “exprimiendo” bien las comunes y poco puede hacer usted para competir y destacar.

¿No dicen que los grandes artistas y creadores tomaron en muchos casos caminos extraños y “planes B” para el éxito? ¿Por qué no explorarlos?