¿Podrán las marcas dominar nuestros sueños en el futuro y “poner publicidad” en ellos?

  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO

Hoy quiero llevarles al futuro. No, no se trata de un viaje con teletransportación a lo “Regreso al Futuro”,  pero si les pediré “antes de todo” que intenten visualizar, imaginar y soñar; ya que la cosa va de sueños. Los sueños del mañana, que podrían acabar convirtiéndose en auténticas pesadillas.

opiniones de publicidadMuchos visinarios e inventores fueron tildados de locos al preveer el futuro. Psicóticos, excéntricos, perturbados o simplemente “como una cabra”, debieron ser los calificativos que recibieron el escritor francés Julio Verne o Leonardo Da Vinci, genios adelantados a su tiempo; al “querer adelantarse”. Al ver lo que podía sucder en el futuro e inventarlo. Pitagoras y muchos otros filósofos les antecedieron. Galileo Galilei culminó su obra entre censuras. Los genios-visionarios de “hoy”, se sabrán en un número de años variable.

Bien, creo que sobra decir que con mi artículo de opinión ni me comparo a estas figuras históricas pensando (simplemente) en el futuro, tan lejano e imposible para muchos como lo fue para los contemporaneos de Verne y Da Vinci, cuando hablamos de visualizar…no siempre es fácil. Todo parece imposible y todo irreal. Una locura por definición, pero el tiempo pone a cada uno en su sitio, y ni Verne ni Da Vinci son los locos más famosos de la historia, sino dos de los más grandes artistas de la historia que vivieron unidos a un pensamiento visualizador. Visualizador del futuro.

Y en eso estamos ahora. En visualizar. En imaginar, para bien o para mal, qué será posible si no lo es ya en cuanto a técnicas de mercado. Marketing, publicidad y ventas….Y me centraré en los sueños.

En la actualidad se dice que la publicidad te hace soñar. Además, ocasionalmente  (puesto que no dominamos “su programación”), la publciidad nos hace soñar en/con productos. Un chavalote soñará en sus próximas zapatillas Nike, Otro en la bateria que va a comprarse, y por qué no, cualquiera de nosotros puede soñar en muchas cosas como un coche fabuloso, una casa de ensueño un mega viaje por el mundo entero, y muchas otras cosas. Soñar dormido, se entiende…ya que soñar despierto es otra cosa que nada tiene que ver con los sueños a los que me refiero en este artículo.

Y hasta ahí bien. Soñamos “lo que nos apetece”. Lo que a nuestro bendito coco le viene en gana. Podemos incluso manejar en cierta medida nuestros sueños con el pensamiento -en muchas ocasiones llego a controlarlo-…y no dependemos de nadie.

¿Soñamos con influencias?…claro que si. Las que el día a día nos marca, y las que nuestras aspiraciones, deseos, y necesidades, que se encuentran tanto en nuestro consciente, como en nuestro inconsciente. Todo fluye solo, y “tenemos nuestros sueños”.

Y les hablaba del futuro.

De sueños.

Les hablaba de publicidad….

….y de marketing.

pensemos pausadamente….

(no se me duerman por favor 😉 )

Si. El sueño es una privacidad inviolable e inalterable por agentes externos; incluso inalterable por nosotros mismos. Lo más profundo de lo profundo. Nuestro coco, la parte que controlamos y esa (parece ser que mucha), que no. Repito: inviolable. Ni que decir que más que nuestra privacidad en un perfil de Facebook. Que nuestra identidad en un carnet de identidad. Que cualquier posesión física (una casa, un coche…), e incluso emocional (el amor a un país, a un club de futbol…).

Nuestros sueños…¡¡¡que no controlamos en muchos casos ni nosotros!!!. y no se sienta mal que esto “va así” como además ya sabe….

Pero….¿Y si una marca, una empresa….o un hacker pudiera dominarlos?. No en trance hipnótico o mentalista, y perdonen “los del sector” si ahora mezclo términos, ya que yo de esto no sé. No.

Me refiero a que lo controlaran como si de un anuncio se tratara. Incluyendo su publicidad, llamadas a la acción, y acciones publicitario marketinianas  a discreción, o medidas y pausadas. Pero a su antojo. Como un anuncio de Google Adwords. Como un spot de televisión. A tanto el minuto. A tanto el spot….comercializados incluso. Oooops….!

Que burrada, que locura, estás como un chimpancé…lo sé. Somos escépticos. “Es imposible”….pero tampoco la tierra era redonda; ya saben. Tampoco se volaría por el cielo, y mucho menos podríamos comunicarnos de punta a punta edl mundo en cuestión de milésimas de segundo. Tampoco, pero ahora ya lo hacemos. Y es bastante normal.

Les decía en un anterior artículo sobre “el futuro”, que una persona ya se puede conectar a internet con la mente, y les lanzaba las preguntas sobre qué nos podría ofrecer el futuro. ¿Mandar Tweets con la mente?; ¿Contratar una campaña de publicidad presionándonos la oreja?….les hablaba de nanotecnología, ciborgs e implantes subcutaneos para de forma tecnológica, dar un paso adelante y acercarnos al mundo “robot” en el que un humano deja de serlo plenamente para disponer de más poder. No dejen de leer el artículo, es de mis preferidos, pero tengo que decirlo:…esas innovaciones, a veces perversas pero innovaciones, no son nada con que una marca pueda entrar y dominar en nuestro coco. Dominar nuestros sueños. Controlar nuestras compras. Poner su publicidad o su “product placement in dreams”

buzoneo publicidad

Es perverso. Lo sé.

Llamémosle “Dream Marketing”. O “Search Dream Marketing”. Ya saben que todo lo “britanizamos” por lo que podríamos llamarlo así.

Perverso.

Pero más perverso es, sin lugar a dudas el permitirlo y cobrar por ello. Lo que podríamos denominar  un “Permission Dream Marketing”…piensen sobre ello. Quizás no, es más perverso el no saberlo, y ni poder cobrar por ello. Mejor obviar “el tema” : Perverso.

No creo que sea el único al que se le haya ocurrido. No creo que otros se queden como yo, en solo  buenas intenciones y en un artículo de opinión. Anticipemonos a ello, antes de necesitar un antivirus cerebral o una app anti anuncios, para que nuestros sueños sean siempre nuestros. La publicidad y el marketing, son (ahora) otra cosa. Y esto tiene que seguir siendo así en el futuro.

Write a Comment

view all comments

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *