Porta Gaig, el mejor restaurante de aeropuerto del mundo

  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO

Porta Gaig, propiedad del el grupo Eat Out, es el mejor restaurante de aeropuerto del mundo

Tras seis meses de trabajo, ‘Daily Meal’ ha situado a ‘Porta Gaig’ en el primer puesto del ranking mundial de los mejores restaurantes ubicados en un aeropuerto de un listado inicial de 100 restaurantes, la gran mayoría tutelados y dirigidos por un chef de renombre.

Porta Gaig se encuentra en la zona de facturación de la  terminal 1 del aeropuerto El Prat de Barcelona, donde el grupo Eat Out, uno de los mayores grupos de restauración en España, gestiona 34 restaurantes más, 13 de ellos ubicados en la terminal 2. “El concepto fue concebido específicamente para la terminal 1 con la intención de satisfacer al público más exigente y servir de punto de encuentro y reunión” indica Víctor Xampeny, director Corporativo del departamento de Desarrollo del Grupo Eat Out. “El objetivo era crear un espacio dedicado a la alta cocina tradicional pare el moderno aeropuerto”.

Desde su apertura, el chef Carles Gaig, reconocido por 1 estrella Michelín y 2 soles de la Guía Repsol, dirige el restaurante. En él ofrece menús de tres platos y postre a partir 28 euros y comidas a carta de entre 35 y 40 euros por comensal, además de un servicio refinado, menaje de lujo y una amplia selección de los mejores vionos.

El veterano chef catalán desembarcó en la T1 de la mano The Eat Out Grup con su cocina de siempre. Un repertorio de platos tradicionales catalanes que tan buenos resultados le reportan a diario en la Fonda Gaig de Barcelona. Las mismas recetas que desde 1869 elaboraron sus antepasados en el mítico local Gaig del Paseo de Maragall. Una cuidada propuesta gastronómica con más de 100 años de recorrido, servida en un restaurante de diseño de 600 metros cuadrados, obra del prestigioso arquitecto Ricardo Bofill.

El restaurante tiene tres zonas diferentes con una capacidad para 125 personas: la sala, una barra ideada para aquellos que vengan con prisas pero con ganas de comer bien, y tres salones privados para reuniones de altos vuelos. Tanto nómadas y sedentarios podrán visitar el restaurante, ya que se puede acceder desde fuera de la zona de embarque, antes de pasar del control de seguridad de la Terminal 1. De esta forma, la idea es que el restaurante sirva tanto para viajeros como no viajeros que quieran disfrutar de un espacio singular: el comedor tiene un fastuoso ventanal donde se aprecia al momento como despegan los aviones.

buzoneo publicidad

“Pretendemos ofrecer platos típicos de fonda para que los comensales se sientan como en casa”, asegura el reconocido chef. En la carta, ilustrada con algunas propuestas más actuales, no falta ninguno de sus grandes iconos, incluidos los buñuelos de bacalao, el pollo del Prat asado -de pata azul y con denominación de calidad- o las croquetas de pollo. Quienes no dispongan de mucho tiempo pueden acomodarse en la barra, donde sirven las mismas raciones en versión abreviada y con carácter de tapas de urgencia. En esta línea, Gaig afirma que son capaces de dar un “servicio a reacción”, que es lo propio de unas instalaciones aéreas: Depende siempre del cliente. Si dispone únicamente de media hora, nos ajustamos a él atendiéndole con rapidez y eficiencia. Nunca hay inconveniente porque tenemos una buena organización cocina-sala”.

Write a Comment

view all comments

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *