Tipos de Personalidad …o el Don de Ser Diferente

  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO

Diferentes  tipos de personalidad

Por David Guiu de SOCIALetic.com /Cada uno de nosotros somos diferentes en muchos aspectos y ese hecho puede ser corroborado por cualquier profesional de las ciencias humanas y antropología, ya que se ha demostrado científicamente que todos tenemos huellas , ADN, cabello, apariencia, comportamiento y expresiones faciales únicas. La combinación de todo ello nos hace únicos con diferentes tipos de personalidad por así decirlo.

A cada uno de nosotros le gusta pensar que somos especiales (y lo somos) y somos percibidos como tal además que, por lo general, es lo queremos que la gente piense de nosotros.

Artículo Publicado en la Sección de Coaching, Liderazgo y Habilidades Directivas. En éste caso también habilidades personales. Imagen por © olly – Fotolia.com

Hablemos de los diferentes tipos de personalidad. De qué somos y qué queremos ser; y no nos equivoquemos : hablamos de nosotros, no de quién nos gustaría ser : Ya que No lo seremos nunca.

En el otro lado de la moneda somos más o menos concientes de una realidad : qué somos y cómo nos sentimos interiormente. Muchos de nosotros nos hemos desilusionado con nuestra verdadera imagen, debido a una falta de comprensión de nuestro propósito en la vida personal y de no haber sido más realistas. Es decir, a mucha gente le gustaría ser “algo” -de una forma-; pero o no ha actuado para serlo (por lo que sea) o no vió -o no quiso ver- que ése no era su destino en la vida..llegando a la satisfacción o frustación. Los diferentes tipos de personalidad, condicionados por muchas variables como las experiencias personales, el sexo, la edad, la educación, la zona de residencia, el status social y miles de cosas más son sin duda alguna determinantes para éstos hechos.

La insatisfacción en los tipos de personalidad

Si permitimos que la insatisfacción llegue a introducirse en nuestras vidas, podemos crearnos tal inseguridad interior que podemos empezar a comportarnos como los demás -generalmente con un tipo de individuo “deseado”-,  y ésto nos irá alejando de nuestra verdadera personalidad que, como dijimos anteriormente viene condicionada por muchas variables popias : no imitativas o repetitivas de otra persona, y ésto volverá a “chocar”negativamente en nuestra forma de actuar pues utilizaremos comportamiento artificiales de un modelo de personalidad -imaginado además- con  reacciones propias de nuestra personalidad. Estos individuos son considerados como “estrellas” y héroes dignos de emular. Esto nos lleva a tratar de parecernos a ellos, y actuar como ellos, lo cual es totalmente contradictorio con nuestra propia personalidad.

Éste tipo de (auto)manipulación de la personalidad está empezando a una edad muy joven en “esta época moderna”, donde los muchachos o las muchachas se otorgan libremente etiquetas. A ello se le conoce comúnmente como Trastorno por Déficit de Atención (ADD) o, alternativamente, el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Esto inmediatamente crea una etiqueta de personalidad falsa -y lejos de la verdadera realidad-, como se ha demostrado a través de investigaciones y estudios.

Las etiquetas crean una gran inseguridad interior que lleva a pensar a los expertos que nuestra auto-percepción se mueve de tal manera, que deseamos tener áreas de talento y/o poder ajeno, que si tienen otras personas, y deseamos como propio. En otras palabras, deseamos inconscientemente la personalidad de otras personas y ésto nos lleva a no fortalecer una propia. Y más aún, nos lleva a no ser “del todo felices” ya que no lo conseguimos. Y nos frustramos…a veces de por vida. Todo por no querer ser como otro y no “explotar” positivamente nuestra propia personalidad. Ni que decir que todo ello influye no solo a nivel empresarial o personal; sino prácticamente en cada movimiento que hacemos.

Al tratar de cambiar esas características internas de nuestra personalidad, lo que se acaba provocando es en un estado de disfuncionalidad, por lo que nuestra autoestima se degenera mientras intentamos asumir la personalidad de esas “estrellas” percibidas o tipos de personalidad diferentes a la nuestra.

Llegados a éste punto nos preguntamos ¿Qué queremos decir con todo ésto?. Los tipos de personalidad son cambiantes, modificables…todo lo contrario ¿Y qué?

La sociedad nos ha hecho creer que tenemos que cumplir con un estándar de comportamiento, y a su vez nos clasifica en diversos tipos de personalidad.  Pero somos y nos valora como  “diferentes” como individuo/s, por lo que parece imposible escapar a éstas presiones. De hecho lo es. Cualquier empresa busca un perfil de trabajador, una línea de actuación, una filosofía a cumplir, unas normas que seguir. Y hay mucho más como ustedes saben. Hay poco espacio para la improvisación; pero nos quieren con grandes ideas. Nos quieren creativos, pero sin salirse de unas pautas. Y así un largo etcétera de contrariedades que si o si; afectan a los diferentes tipos de personalidad de las personas que, además, acaban de forjarla definitivamente cuando se incorporan a un mercado y sector laboral. “Supuéstamente” (irónico) decidido por ellas mismas.

Y aquí lo importante, que entendemos que ya han observado : es fundamental que cada uno de nosotros pueda entender nuestros verdaderos talentos interiores (únicos) y concentrarse en sus fortalezas y condiciones en lugar de ser llevados a una trampa y  de ser etiquetado con un tipo de personalidad.

Muchos millones de personas diferentes están luchando con su propia imagen y autoestima debido a las presiones sociales a través de la publicidad, el cine y varios otros medios de comunicación social, donde se han creado ideales de lo que debemos ser. Que han influido -negativamente- en lo que llamamos los tipos de personalidad …cuando cada uno tiene la suya

buzoneo publicidad

Si uno ha sido etiquetado (o se ha encasillado) con un tipo de personalidad artificial, tendrá una influencia (muy) negativa en su nivel de éxito en su vida. Y no digamos interno ¡Qué horror!. Así que, cuando ya haya credo un necesario y consubstancial estilo de vida, siga sus pasiones y sueños. No dejes que nadie le persuada a creer que usted tiene que cumplir con las opiniones de los demás y las creencias con el fin de cumplir con el papel de un tipo de personalidad ya que el suyo está en peligro.

Y para finalizar, ya saben “si la frustración te tumba, que el orgullo te levante”. Válido para todos los tipos de peronalidad, por cierto.