¿Volver al horario de Greenwich?, por Núria Civis, Directora RRHH UNIT4 Ibérica

  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO

España asumió el horario actual, el que se corresponde con Europa Central, en 1942. Franco tomó la decisión para coincidir con el horario alemán, por razones bélicas, en plena II Guerra Mundial. Sin embargo, muchas son las voces que reclaman setenta años después la vuelta de España al huso que le corresponde geográficamente, el que comparten Portugal, Reino Unido o Marruecos.


Por Núria Civis

Directora RRHH UNIT4 Ibérica

Más noticias de UNIT4


¿Conciliación, mejora de la Productividad, Felicidad personal, Incidencia en la Economía?

Muchas son las explicaciones que se utilizan como argumentos para el apoyo de esta teoría. Aunque la mayoría de ellas pueden ser razonables, son incompletas desde el punto de vista de efectividad.

Las recomendaciones dirigidas al Gobierno por los expertos inciden “favorablemente” en la conciliación de la vida laboral y personal, y mediante una optimización del tiempo dedicado al trabajo pretenden que las personas dispongan de más tiempo para su vida personal, ocio, etc.

No es tarea fácil, puesto que a mi entender no se trata de simplemente adelantar una hora el reloj: estamos hablando de que sería necesaria una transformación más profunda de los hábitos en los que estamos inmersos.

Se trata de hacer una distribución de la jornada un poco más racional. La jornada de los tres “ochos”: 8 horas para el trabajo efectivo, 8 horas para el ocio, familia, formación (en definitiva, vida personal) y 8 horas para el descanso. Estas últimas, aunque no menos importantes, ayudarían a establecer un equilibrio personal. La falta de sueño produce cansancio y descenso de rendimiento, incrementa nuestros niveles de estrés. Los expertos afirman que se está más irascible, y todos estos aspectos repercuten directamente en el nivel de productividad que somos capaces de ofrecer.

En cuanto a las 8 horas de “vida personal”, ¿favorecerían realmente la conciliación? ¿Dedicaríamos este tiempo a nuestra familia, amigos, gimnasio, etc. para mantener un corpore sano? ¿Redundaría entonces en la felicidad de uno mismo y de su entorno, al mismo tiempo que elevaríamos los niveles de productividad y eficiencia en el trabajo?

Por último, en las 8 horas dedicadas al trabajo deberíamos estar dispuestos a acabar con las interminables comidas. Se tendría que compactar la jornada de trabajo mejorando la productividad por la ausencia de pausas (…sigue…)

buzoneo publicidad

Todo ello se acompañaría de cambios en los ‘prime time’ televisivos, horarios escolares, horarios comerciales acordes a esta jornada.

Como he dicho antes, no es tarea fácil. Tendríamos que reflexionar si realmente estamos dispuestos y preparados a asumir multitud de cambios en nuestras costumbres, que por naturaleza o porque somos latinos tenemos muy arraigados.

Write a Comment

view all comments

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *