Algunas “cosas” web, que huelen pero que MUY MAL

Quizás usted se sienta identificado con el preámbulo de este artículo de opinión; aunque sinceramente espero que no. Quizás, además, sea de los que ha tropezado dos veces con la misma piedra como yo. O más…también como yo.

Por David Guiu CEO de SOCIALetic.com

En este caso hablaremos de páginas de descarga, que infectan ordenadores. Y no necesariamente de ciberdelincuentes que buscan llegar hasta el fondo de nuestras cuentas bancarias, sino por empresas que buscan lucrarse, y a buen seguro se lucran, con la publicidad. 

Y me dirán, empresas no serán…serán estafadores. Ummmm…no seré yo quien les diga qué deben pensar. Solo les indicaré hechos; y no busquen ataques directos en mis palabras pues son solo una opinión y detalles. Cada cual, obviamnete, que saque sus conclusiones, y si lo desean pueden incluir sus comentarios…

Resulta que durante estos primeros días de enero de 2014, y por un cambio de oficinas en SOCIALetic.com, tuvimos que descargar el programa Photoscape; habitualmente utilizado para recorte de imágenes y otros varios. Y accedimos a una página con un nombre muy similar. Es decir que incluía la palabra “Photoscape” en su dirección web que nos confundió con la página oficial; y hacer una descarga segura sin riesgo de infecciones y virus.

A los 2 minutos teníamos no uno, sino varios virus, un secuestrador de navegador del que no quiero recordar el nombre (empezaba por E) y otros varios. Troyanos, de todo un poco. 

Una de las varias “funciones” de estos nuevos inquilinos, era mostrar anuncios en los laterales de cualquier página web (Facebook incluido) y en su parte superior. Obviamente Facebook no tenía nada que ver con estos anuncios, ni era el beneficiado de los posibles clicks de los usuarios. Tampoco ninguna página web que visitaramos.  Lo era “el ente” que nos había colocado el virus en el ordenador.  Además, el “virus publicitario” no solo mostraba estos banners, sino también enlaces de texto patrocinados. Anuncios de Google. De Google Adsense-Adwords. Dicho claro: el virus utiliza la plataforma de Google para mostrar los anuncios que reproduce en los ordenadores infectados. Se entiende, que después cobrarán “a final de mes”.

Vamos a ver, hasta aquí 2 hechos:

  • Si buscas “descargar Photoscape” en Google, uno de los primeros resultados que muestra el buscador, si te descarga el programa gratuito; pero además “te mete de todo”. Ya me entienden, de todo lo que no queremos: anuncios molestos, te secuestra el navegador principal que camufla con el nombre de Google.com (pero va redireccionado), te altera las funciones, te intenta captar las claves y contraseñas (por ej. de WordPress mediante redireccionamientos, del servidor con pantallas en blanco, uso de recursos, consumos y CPU de nuestros ordenadores, y un largo etcéterá a cual peor…)….¿Soy yo el único que lo ha visto y padecido?….Señores de Google; busquen mejorar los resultados del buscador. Eliminen estos anuncios. Esto da pánico al usuario. A mí si, por lo menos. Y hace daño a todos! 
  • Los anuncios mostrados por estos secuestradores de navegador, que se mostrarán en tooooodas las páginas que visite el internauta infectado : son de Google. Vamos, no del propio Google, claro que no…sino de la plataforma de anuncios contratados en Google que sigue sirviendo los anuncios como en cualquier página que practica buenas artes. Anuncios que muestra la plataforma de Google y que sin su funcionamiento no estarían “ahí”.  ¿No lo han visto? ¿Cómo se mantienen estas cuentas? ¿Por qué?. 

Quiero destacar que esto no es ningún ataque a Google. Esto es una crítica constructiva, no destructiva. Ni mucho menos lo es, ya que Google es una empresa que me transmite seriedad y confianza. Aunque estos detalles, claramente perjudican la imagen del todopoderoso de internet. Una imagen que sería una pena que se convirtiera en la de ciertas páginas descargas importantísimas, que hace 10 años eran tremendas y una pasada, “dos puntos : las mejores”; y hoy por hoy son un nido de programitas que se instalan y te hinchan a anuncios indeseados uno tras otro, en el mejor de los casos, o que te meten ¡¡¡de golpe!!! tres barras nuevas de navegación, y otros varios….con total impunidad y a sabiendas de que eso pasa, y en muchos casos dirigidos a robo de contraseñas y ciberdelincuencia.

No, Google no es el culpable de nada pero…no se puede negar que debieran de tomar cartas en el asunto, pues los resultados optimizados de estas webs de descargas con “material extra” se encuentran en su buscador, y muchos de los anuncios que se reproducen en su infección son de su plataforma de anuncios. 

Y es más, mucho más…: los internautas y sus pobres ordenadores no son los únicos afectados. Para nada. Y ahí, lo siento. Lo siento ya que quizás es donde mal les duela a algunos. Los anunciantes también son gravemente grandes perjudicados. Me explico.

Y me explicaré lanzando una pregunta. Dolorosa, lo sé. ¿Saben los anunciantes que sus marcas se están mostrando una y otra vez en miles de ordenadores infectados, que los están viendo personas que en ese momento están con la tensión al máximo por tener un virus molesto que les muestra anuncios “hasta en la sopa”? ¿Saben que su imagen de marca, en aquel momento es gravemente afectada, pues el internauta muchas veces ni sabe ni tiene por qué saber que esos anuncios son propios de un virus y de repente ve, por ejemplo, “banners en Twitter”…o en su blog en el que no muestra anuncios habitualmente, etc.

Además a los anunciantes se les está cobrando por CPM (coste por mil visionados) en páginas infectadas que ningún click van a recibir, o pocos, anuncios (propios) que están atentando contra su imagen (por indeseados en ese momento) y en un momento crítico del usuario en que lo único que ven es un anuncio que no debiera estar “ahí” (a causa de una infección ala que han accedido a partir de uno de los resultados mejor posicionados en el buscador de Google), y que “vienen de un virus”….¿Con la marca de anunciante? : pobre anunciante!!!!

Pues mejor que lo sepan. Y yo, como anunciante también (por diversos temas personales, que también de clientes); realmente tengo que quejarme. Debo quejarme. Y les animo a hacerlo con un comentario tras éste artículo; como no. ¿Cuántos de mis anuncios y clientes se están mostrando (ahora por ejemplo) en pantallas infectadas? ¿A cuantos usuarios “estamos” poniendo de profunda mala leche indirectamente “sin comerlo ni beberlo”?

¿Por qué se mantienen las cuentas de estas empresas secuestradoras de la navegación?, lo que se llama hijackershttp://es.wikipedia.org/wiki/Hijacking

Sin duda esto hace mucho daño a la publicidad en internet, a la imagen de las marcas, a los usuarios obviamente, y la confianza en clicar los anuncios que, dicho sea de paso y para que lo tengan en cuenta: es lo que mantiene  a la mayoría de páginas en internet. Es lo que les puede hacer crecer. Es lo que da trabajo, y crea conocimiento en la red. Vamos, que es la fuente de financiaciación, como lo es en prensa escrita, revistas, televisión y otros medios.

En fín, ya saben, lo mejor es tener un buen antivirus instalado, como no Kaspersky o Avira nuestros preferidos, un antimalware como iOBIT o Malware Bytes y un spyware como Spybot. Y ya de paso, hacer un repaso gratuito con AVG. Son los pasos que he tenido que seguir y que, por lo menos me han funcionado.

[
]

Y, ahora un consejo a la hora de descargar algo: busquen la dirección web oficial de la página en Wikipedia. No en Google, ya que hoy por hoy, y me sabe mal decirlo y ojalá esto cambie: los resultados que se encuentran en primeras posiciones para muchas descargas llevan enlaces maliciosos, y programas de vigilancia, cambio de contraseñas, malware, troyanos y demás. Algunos te dicen “quiere usted instalar XXXX” : nunca lo hagan. Los riesgos está “ahí”. O por lo menos no se lo recomiendo NADA. Otros, directamente se instalan si pedir autorización, obviamente. Que horror!!

Sin en cambio, en Wikipedia, muchas veces el producto que deseamos descargar se encuentra en ella, y el link oficial de la web se encuentra, generalmente, en la parte superior derecha revisado con el criterio de autoridad y vigilancia de Wikipedia que, por lo menos, me ofrece más seguridad.

Comparte

Write a Comment

view all comments