Aprende como incluir todos tus estudios en un CV y asegurar tu éxito

El mercado de trabajo es cada vez más competitivo, incorpora perfiles muy diversos y a la vez especializados, y es clave diferenciarte. Si estás incorporándote al mercado laboral, y por tanto acumulas poca experiencia, para el éxito de tu solicitud será fundamental que presentes bien tu formación académica.

Quizá alguna vez te has preguntado: “¿Cómo añadir mis estudios al CV?”.

Aquí vamos a darte unas pautas mínimas que puedes seguir para incorporar a tu currículum toda la formación académica que has recibido.

Aprender a exponer de manera clara, concisa y completa cuál es tu bagaje, en este caso el académico, puede determinar el éxito de tu solicitud de trabajo. La formación es uno de los apartados esenciales de cualquier currículum, y los reclutadores suelen prestarle atención no sólo a los estudios principales, sino a aspectos accesorios o relativos a la formación complementaria que pueden ser reveladores de determinadas aptitudes del individuo.

La primera cuestión que debes resolver es la posición de los estudios en tu currículum. Y la respuesta es: depende. Si tu experiencia laboral es poca, deberás dar preeminencia a la formación académica, y situarla inmediatamente después de tus datos personales. Por el contrario, si te interesa destacar tu trayectoria profesional, porque es amplia o destacada, la formación académica deberá ir después de ese apartado.

Otro consejo básico es ordenar tus titulaciones de más reciente a más antigua, a no ser que te interese destacar la titulación que guarde relación directa con el puesto. Sigue el mismo formato y evita disparidades, porque pueden dar la impresión de que has puesto poco cuidado en la elaboración del currículum. Un buen formato es seguir el orden “Titulación. Centro de estudios. Año de inicio-año de fin”.

Si estás aún cursando estudios y no los has finalizado, puede ser conveniente incluirlos porque podrían cualificarte para el puesto de trabajo. En ese supuesto, incluye el nombre completo de los estudios, el centro (si se trata de estudios superiores) y añade entre paréntesis una referencia al hecho de que estés realizando los estudios. Pueden servir las palabras “en curso”, “cursando” o “actualmente”.

En todo caso, omite aquellos estudios que no completaste y la titulación inferior a aquella de mayor grado que hayas alcanzado. Así, si eres licenciado no incluyas el bachillerato, y si tu mayor titulación es el bachillerato, omite la educación secundaria.

utilidades para empresas

Además de la formación académica principal, existe una formación complementaria que también puede interesar al reclutador y que puede ser determinante para pasar a fases ulteriores del proceso. Sólo deberás incluir la formación complementaria que sea relevante para el puesto al que aspiras, lo que puede implicar que debas hacer un trabajo de selección.

El formato deberá ser el mismo que utilizaste para la formación académica, con un matiz: indica la fecha de inicio y fin de la formación, así como el número de horas y el centro o institución en el que la realizaste. Incluye también en este apartado los idiomas que manejes y tus conocimientos de informática, aunque por su relevancia puedes dedicarles también un apartado específico. En todo caso, recuerda que debes ser capaz de acreditar siempre la formación aportando los títulos. Si no es así, es preferible omitirla.

La formación académica puede ser tu mejor carta de presentación para el reclutador. Concédele la máxima importancia, preséntala como se merece, y ¡mucha suerte!

Write a Comment

view all comments

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *