Asgoodasnew, la web de móviles de segunda mano con 30 meses de garantía, llega a España

Siguiendo los pasos del modelo de negocio que ha cosechado un éxito imparable en Alemania desde que se lanzase en 2013, asgoodasnew aterriza ahora en España.

telefonos movilesLa web se ha posicionado entre las tiendas favoritas de aquellos que gustan de tener el último modelo, pero buscando siempre el mejor precio y la más alta calidad de producto. Y es que los modelos que aparecen en la web llevan menos de dos años en el mercado, y han sido usados entre 3 y 12 meses, mostrando un aspecto “tan bueno como nuevo”.

Los clientes ganan 18 meses más de garantía que la ofrecida por el fabricante original y ahorran entre 100 y 200 euros
La compañía, que está dirigida por el empresario Daniel Boldin, facturó el pasado año 30 millones de euros en Alemania, gracias a su impecable concepto de venta de electrónica como nueva y con 30 meses de garantía. “El secreto radica en que estamos ofreciendo 18 meses más de garantía que el propio fabricante. Esto es posible gracias a un equipo de sesenta profesionales técnicos que verifican todos los dispositivos al detalle, dispositivos, que no olvidemos, han sido usados una media de 6 meses”, cuenta Boldin.

asgoodasnew defiende que los productos electrónicos tienen un ciclo de vida mucho más amplio que la vida comercial inferior a 2 años que se les da, hasta que el usuario decide cambiarlo por otro modelo.

Vender el que ya no usamos y comprar uno nuevo pero de segunda mano, tiene beneficios para el bolsillo y para el medio ambiente. Además, fomenta una economía circular en la que la Unión Europea augura un ahorro espectacular de los recursos para el año 2030, de hasta 600.000 millones de euros anuales.

[
]

La filosofía de la empresa radica pues en transformar los hábitos de consumo de “usar y tirar”, animando a los usuarios a comprar dispositivos de segunda mano a través de la plataforma en España asgoodasnew.es, productos sobre los que se ofrecen además 30 meses de garantía. Esta práctica, entre otras cosas, se traduce en un impacto ecológico al ahorrar en componentes que son altamente contaminantes y cuya extracción genera diversas controversias, como el coltán, el zafiro, el cobre, o el menospreciado plástico.

Comparte