Casc Antic BCN le aconseja vender su piso antes de la reforma fiscal

La empresa inmobiliaria Casc Antic BCN aconseja a los propietarios de vivienda que, si tenían planeado vender su piso a medio o largo plazo, agilicen el proceso de venta de cara a la aprobación de la reforma fiscal que prepara el Gobierno  central de España.

Por Claudio Lo Curlo 

casc antic bcnLa nueva medida, que entrará en vigor a partir del 1 de enero, elimina las correcciones monetarias y los coeficientes de abatimiento que se aplican en el IRPF a las plusvalías generadas por la venta de viviendas. ¿Qué supone esto? Que si un propietario quiere vender su vivienda a partir del 1 de enero su factura fiscal podría encarecerse bastante, especialmente si su casa fue comparada antes de 1994.

Así, por ejemplo, si el propietario de un piso comprado en 1980 por diez millones de pesetas (60.000 euros) quiere venderlo por 300.000 euros, según la actual ley, tendrá que pagar 14.865,20€ en el IRPF por la ganancia patrimonial, si la venta se realiza con fecha 31 de diciembre. En cambio, si lo vende al día siguiente, 1 de enero de 2015, el coste fiscal se eleva a 56.480€: la diferencia entre vender un piso el 31 de diciembre de este año o hacerlo 24 horas más tarde asciende a 41.615€ (+280%). Además, con la ley vigente, el resultado varía ligeramente si la venta se produce ahora que si se hace en noviembre o diciembre. Así que, cuanto antes, mejor.

Los expertos en tributación auguran un incremento de las ventas antes de que suenen las campanadas del 31 de diciembre de 2014. La reforma tributaria que está a punto de iniciar su tramitación parlamentaria introduce variaciones en el IRPF relativas a la vivienda que penalizan, de este modo según los analistas, a tres colectivos: los nuevos inquilinos, los propietarios que pongan casas en el mercado del alquiler y aquellos otros que vendan inmuebles comprados hace más de veinte años.

[]

Cuando se vende una vivienda o cualquier otro bien inmobiliario, se tiene que tributar por la revalorización que haya experimentado desde el año en que se compró. Actualmente, el programa PADRE -a través del cual el contribuyente puede realizar la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) directamente desde casa sin tener que hacer colas en cualquier oficina de Hacienda- aplica un coeficiente de actualización, para restar de la plusvalía patrimonial el efecto de la inflación sufrida en esos años, por  tanto, actualmente se tributa por la ganancia real de valor y no por el incremento de los precios generado por la inflación.

Comparte
TE PUEDE INTERESAR  El reto es conectar emprendedores con empresarios

Write a Comment

view all comments