Cómo hacer mermerlada de manzana rica y saludable ¿Te atreves?

 

No hay como lo casero, ese sabor único que logramos darle a nuestras preparaciones hechas con la mejor calidad y los mejores ingredientes. Es cierto que muchas veces por falta de tiempo recurrimos a comprar los productos ya elaborados y preparados para ser consumidos, pero sabemos que al estar producidos industrialmente, tienen conservantes y otros elementos que no son precisamente lo mejor para la salud o la dieta.

mermelada de manzanamo hacer mermelada de manzana casera y sus beneficios

La posibilidad de hacer nuestras propias recetas es tentadora, y aún lo es más el hacer nuestras propias mermeladas. Aprovechando las frutas de estación y basándonos en nuestro propio paladar, que no tiene por qué ser igual al de todos, conseguiremos sabrosos resultados.

¿Te animas a preparar mermeladas caseras?

Por ejemplo para preparar una mermelada de manzana no necesitarás demasiados ingredientes. Se trata de una receta es fácil y rápida, que requiere sólo manzanas, azúcar y el zumo de medio limón. Las manzanas -como el limón, la naranja y el membrillo- contienen pectina, que es un espesante natural, por lo que no necesitarás productos extra.

El procedimiento es simple. Luego de pelar las manzanas y quitarles el corazón las colocas a macerar, cortadas en pequeños trozos,  junto con el azúcar y el zumo de limón. Las dejas por al menos una hora y luego las cueces por unos 40 minutos, o hasta que tenga la textura de mermelada. Dejas enfriar la preparación y ¡ya está la mermelada!

Puede darle un toque extra a esta u otras mermeladas caseras agregando canela en rama durante la cocción. También puedes usar canela en polvo, aunque el sabor no será el mismo.

Es muy importante que conserves siempre tus mermeladas en frascos de cristal que hayan sido previamente esterilizados; esto se logra colocando los tarros y sus tapas en una olla con agua hirviendo, unos 20 minutos. También puedes esterilizar a baño maría, envasando tus mermeladas en caliente para poder aprovechar su fluidez. En este caso no será necesaria la esterilización previa.

Las mermeladas caseras se conservan por semanas, sólo hay que  guardarlas en un lugar seco y fresco.

Y también puedes animarte a hacer tus propias confituras y jaleas. La confitura, a diferencia de la mermelada, busca conservar los trozos de fruta lo más enteros posibles, por lo que el procedimiento varía ligeramente. En el caso de la jalea, se utiliza el zumo de la fruta, filtrado, para que el producto final sea de tipo gelatinoso y brilloso.

Write a Comment

view all comments