Conductas 2.0 y comportamientos online del s.XXI

Conductas 2.0 y comportamientos online del s.XXILa innovación y la tecnología son protagonistas importantes del film. Nuestro comportamiento se adapta a la evolución y sin darnos cuenta cambiamos. Imagen por © yanlev – Fotolia.com

“El cambio” es un concepto neutro. A veces puede ser negativo y desencadenar una crisis, pero también puede implicar aspectos positivos. Así se inventó el teléfono, así se conectó el mundo. En la actualidad “el cambio” es más rápido y constante debido a que vivimos en una sociedad donde el aprendizaje y la información que recibimos en un sólo día es mayor que en toda una vida en la Edad Media.

Desde :: frescota :: analizamos cinco situaciones para conocer cómo han cambiado nuestras conductas en los últimos 10 años. ¿Cómo éramos en el 2002?

Para empezar, en el año 2002 no teníamos smartphone, y una tablet era impensable. La banda ancha y el conocido ADSL no existía y vivíamos con la clásica melodía de nuestro módem. Aunque las empresas tenían conexión a Internet, muchos eran los hogares y Pymes que se empezaban a familiarizar con esta innovación. En nuestras casas no existía un portátil por persona, sino “el ordenador de la casa” que compartíamos con toda la familia.

Nuestros amigos: El messenger, el “hazme una perdida cuando salgas de casa”, los mensajes de texto y el teléfono fijo eran nuestras herramientas de combate para quedar con nuestra gente. Precisamente las vías de comunicación han cambiado mucho en estos 10 años. El email, las redes sociales y el archi conocido Whats app han tomado el relevo.

TE PUEDE INTERESAR  Adobe PhotoShop, nadie le gana en rejuvenecimiento y belleza

“Esto son cosas de jóvenes”, decían nuestros padres o abuelos. En el 2012 todo el mundo quiere un smartphone y las clases de informática han crecido como la espuma. En la actualidad estar en Internet no es una opción, sino un deber. Años atrás, cuando alguien se iba a vivir al extranjero, hablábamos con esa persona como mucho dos veces al mes debido al alto coste. Skype, Tango, Facetime, el nuevo botón de llamada de Facebook y la aplicación de los hangsouts de Google+ y un largo etcétera de aplicaciones gratuitas nos unen con la otra punta del mundo en cuestión de segundos. Los más mayores han empezado a hacer sus deberes. Con ayuda de los más jóvenes, han instalado en sus portátiles y móviles todo los artilugios necesarios para una comunicación 2.0 que reduzca sus facturas.

¿Cómo encargábamos comida a domicilio? Un sinfín de números telefónicos de restaurantes chinos y pizzerías nos esperaban en la nevera. ¿Cuántas veces nos han dejado a la espera? Ahora realizamos la reserva con pocos clicks en nuestro ordenador y a través de las aplicaciones de smartphone y tablet. Hoy en día podemos encontrar buscadores específicos donde encargar mesa y comida. Gracias a eso, decidir dónde cenar o buscar los restaurantes que tenemos alrededor no es ningún problema.

Antes de dormir… mirábamos algún programa televisivo como las míticas series Los Serrano u Hospital Central. Semana tras semana esperábamos a que fueran las 22h de un miércoles o jueves. Tiempos memorables, sí. Seguramente éste ha sido uno de los cambios más drástico en cuanto a los hábitos a los que dedicamos el tiempo libre en casa. Hoy en día podemos ver todos las series online sin cortes publicitarios y en streaming desde Estados Unidos. ¿Qué importa si la serie es en inglés si existen los subtítulos? De hecho, las propias cadenas de televisión suben sus capítulos a la red para contabilizar su audiencia y no perder público.

TE PUEDE INTERESAR  En Internet no hay nada privado ni gratis

Si en 10 años nuestras conductas han evolucionado así, ¿qué pasará en las próximas dos o tres décadas? Todavía no lo sabemos, pero no nos dejará indiferentes. Nos preguntamos: ¿Existirán los míticos coches voladores?

Comparte

Write a Comment

view all comments