Consecuencias de una mala organización del tiempo

Como todos sabemos las horas pasan rápido, tan rápido que a veces no nos damos ni cuenta, si a esto añadimos que no organizamos nuestro tiempo en el día para ser productivos, imagínate.

mala organizacion del tiempo

mujer desesperada por mala organizacion del tiempo | Artículo por www.socialetic.com

¿Alguna vez has sentido como que el día ha pasado sin que hicieras todo lo que tenías que hacer en él?

Si has tenido esa percepción del tiempo en algún momento de tu vida, significa que no has sabido organizar tu tiempo y por ello te queda esa sensación de “falta algo”.

Por tanto, si queremos ser más productivos en nuestra vida laboral, personal, debemos gestionar debidamente nuestro tiempo.

Y… ¿Qué pasa si no lo hacemos?

Pues simplemente nos enfrentaremos a situaciones de las que no tenemos idea pudieran verse afectadas por no organizar nuestro tiempo, pero que si le pones un poco de atención verás que es una tremenda realidad.

Consecuencias de una mala organización de tiempo…

SALUD

En definitiva tu salud se ve afectada por la mala organización del tiempo, cuando sentimos que estamos retrasados entra como un estrés repentino, como sabes el estrés o la ansiedad pueden desencadenar problemas de salud severos a diferentes niveles del organismo. La angustia generada suele afectar primero al sueño, que se ve truncado por un vacio y necesidad “de hacer” lo que no acabamos por una mala organización del tiempo. Esto va a quitarnos horas de sueño, lo que nuevamente nos lleva a desorganizar más nuestra jornada diaria, que consume ya horas de “la nocturna” -y por tanto de descanso-; que acrecentarán el problema poco a poco. Aquí el dicho popular de “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, sigue siendo vigente y válido…pero primero duerme. Descansa…y en todo funcionaremos mejor.

Pueden ser a nivel digestivo provocando problemas de gastritis, colitis nerviosa, etc

También pueden generarse problemas cardiovasculares como la hipertensión.

Los trastornos mentales como la depresión, etc.

RENDIMIENTO LABORAL

Cuando hay una mala organización del tiempo, el rendimiento laboral se ve muy afectado, la producción no es la misma, tus metas trazadas se ven perjudicadas por la falta de tiempo, no se llegan incluso a lograr los objetivos.

Hay una fuerte incapacidad por realizar las tareas encomendadas y todo por la falta de organización del tiempo.

Se trabaja desordenadamente y con varios objetivos, mientras que sería recomendable “centrarse en un solo objetivo para conseguir los objetivos“.

Es muy probable que te conviertas en un workaholic que ya no sepa diferenciar entre productividad y tiempos bien utilizados, con tareas organizadas en las que prime lo importante a lo urgente, e incluso a lo fácil, no importante o incluso inútil. En otras palabras, confundiremos el 80-20 indicado en El Principio de Pareto invirtiendo el 80 por un 20, y el 20 por un 80.

VIDA PERSONAL

En la vida personal estará reflejando se también la falta de organización del tiempo, ocasionando que dejes a un lado las relaciones familiares o relaciones con amigos, por falta de organización del tiempo. También se suele dejar “para mañana”, el tiempo dedicado al deporte, que sobra decir que es primordial por lo menos cinco de cada siete días de la semana; por motivos varios por todos conocidos en los que no profundizaremos en este artículo.

Incluso hay matrimonios que se pierden por falta de organización del tiempo, pues cada vez se ven más distanciados argumentando la falta de tiempo, cuando en realidad es la mala organización del mismo.

[
]

Introducción a qué hacer para mejorar el uso del tiempo y la productividad

Si no quiere tener este tipo de consecuencias empieza a planificar mejor tú tiempo, observando qué hace cada día, anotándolo y viendo cuanto tiempo consume en ello, detallando qués productivo y cuánto tiempo pierde en “tonterías”, buscando una mejora diaria después de la observación, diferenciando el horario de trabajo y el personal y/o de ocio y siga con nosotros en siguientes artículos de coaching y habilidades directivas.

Comparte