El futuro de la iluminación según la empresa LEDSolar

Ahora, con la entrada en vigor de la fase final de la prohibición de las bombillas incandescentes, los consumidores  están buscando otras alternativas para este tipo de luces. Las Bombillas LED – una novedad costosa hasta hace no mucho tiempo –  han hecho una entrada triunfal desde el año pasado.

Las bombillas incandescentes compactas han dejado de ser  la preferencia de los consumidores, pero no hay que olvidar que fueron las primeras bombillas que ahorraban energía. Emitían una luz de tonalidad fría, tardaban cierto tiempo en encenderse y contenían mercurio, lo cual las convertía en una alternativa pobre frente a las bombillas incandescentes. Sin embargo, el ahorro de energía no podía negarse. Un LFC que emite una luz equivalente a 60 w podía hacerlo con 13, reduciendo en casi un 80% el coste de mantener las luces encendidas.

bombillas led

Los LED se encienden inmediatamente y pueden emitir tanto luz cálida como fría, lo que los convierte en una gran opción. Una bombilla LED de 9 o 10w emite una luz equivalente a 60w, y es mucho más eficiente que las bombillas de bajo consumo.

El mayor inconveniente de los LED desde sus inicios, ha sido el precio de los mismos, aunque como solución han surgido muchas tiendas de venta online, con productos de calidad y precios más que asequibles, como es el caso de LED Solar. Hay que tener en cuenta  que aunque las bombillas LED tengan un precio alto, su vida útil  supera las 50.000h

TE PUEDE INTERESAR  España recibirá 15 M€ para impulsar sus proyectos de investigación

[]

Existe una oferta muy amplia de bombillas LED, con diferentes potencias, temperatura de color, hora de vida útil…

El ahorro de energía de estas bombillas es real, pero el futuro verdadero de la iluminación está en las bombillas inteligentes, las cuales van conectadas con wifi y permiten que controles la iluminación de tu casa con un teléfono móvil o con una tableta. Esta tecnología  aún está poco desarrollada, pero es unatecnología prometedora y los consumidores pueden confiar en que los precios, ahora desorbitados,  bajarán en un futuro próximo.

Comparte