El gambling, a la caza de nuevos públicos

buzoneo y reparto de publicidad

El expansivo crecimiento de los juegos de apuestas, fundamentalmente en sus versiones online, está marcando claramente una realidad en el mercado: no sólo se ha logrado que los amantes del gambling tengan más alternativas para jugar; también se ha conseguido incrementar enormemente la cantidad de apostadores, mediante la captación de nuevos públicos, como jugar online en bingo-rumba.com, en páginas de ruleta, o en sites de poker.

Pensar que este llamativo crecimiento del mercado de las apuestas se ha dado como una simple consecuencia de la demanda sería un tanto ingenuo. Si en la actualidad la industria del gambling factura millones de euros por hora en todo el mundo es pura consecuencia de planificadas estrategias de publicidad y difusión, que han aprovechado adecuadamente las nuevas tecnologías, no sólo para acercar el juego a los usuarios, sino también para publicitarlas de las maneras más inteligentes.

Sin dudas en esto mucho tienen que ver la explosión de las redes sociales como herramienta fantástica para apalancar la difusión de los juegos. No es casual que el crecimiento de ambas haya ido de la mano.

La publicidad contextual también ha contribuido con su aporte, logrando ofrecer servicios atractivos allí donde halla un posible usuario interesado en una búsqueda.

También han sido muy importantes las campañas publicitarias de las firmas líderes en el juego online, que han salido decididas a disputarse el mercado grande a través de producciones y patrocinios para los que han dedicado gran inversión. Basta mencionar el reclutamiento de figuras deportivas como Rafael Nadal o Ronaldo, invitando a jugar al póquer o a la ruleta online, para tener garantizada una gran visibilidad y generar un movimiento favorable que aprovecha la popularidad de estas figuras.

Tecnología

Pero todo este movimiento y este escenario favorable no podrían haber sido aprovechados si la industria del gambling no hubiera desarrollado hasta el nivel actual sus plataformas tecnológicas. Porque no sólo hay que captar a un público, sino que hay que tener algo acorde para ofrecerle.

De allí que el desarrollo tecnológico de las plataformas de juego online han sabido estar a la altura del crecimiento explosivo de la demanda generada. Supieron estar allí para que el público quedara más que satisfecho. Y retornara.

Pero también ha habido una cuidadosa selección y planificación de los juegos puestos a disposición del gran público. Uno de los grandes aciertos fue apostar a juegos de gran raigambre social y cultural como es el caso del bingo. Hoy, por ejemplo, jugar al bingo  nos acerca tal vez a costumbres culturales muy arraigadas en nuestra sociedad, pero a la vez perfectamente recreadas y enriquecidas en la nube.

¿Si se ha llegado a un techo?

Nada pareciera indicarlo, mucho menos desde la regulación del juego en España, novedad legal que ha dotado de mayor previsibilidad y seguridad al sector.

Aún así, muchos operadores del juego online coinciden en que todavía quedan franjas interesantes de público por captar. Caso testigo es el de los más jóvenes, quizás no tan alertas ante los posibles riesgos de fraudes que pueden representar las plataformas de juegos no garantizadas por la legislación.

También es prioridad para avanzar sobre este segmento saber combinar adecuadamente todas las potencialidades que dan los efectos gráficos y sonoros, de modo tal de salir del terreno de la “previsibilidad” y estar preparados para sorprender continuamente a los usuarios, sobre todo en un mercado que por su crecimiento también concita enorme atención de las empresas y provoca que en él se dé una gran competencia.

[smartads]