Emprender en verano es ideal, ¡pero tienes que saber cómo!

  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO 

El verano es época que se relaciona con el relax. En esta estación todo acompaña: el tiempo es bueno, suele ser cuando se cogen las vacaciones, vienen esos amigos de siempre que viven fuera…Todo son motivos para tomarse estos meses como los mejores del año para disfrutar y desconectar un poco.

emprender un negocio de exitoNo obstante, el verano también es una época del año perfecta para emprender un negocio, aunque tan solo sea con la intención de que se trate de algo temporal. Son muchas las ventajas que presenta esta época para poner en marcha un negocio, así que a continuación se expondrán algunos consejos a tener en cuenta a la hora de emprender en verano.

No vayas hacia donde todo el mundo va

Un error muy común entre los principiantes en el mundo del emprendimiento es creer que lo mejor es establecerse en un nicho de mercado que está teniendo mucho éxito. En este tipo de mercados la oferta es muy grande, y por lo tanto también lo es la competitividad.

Lo mejor es un pensar un poco más allá. Por ejemplo, en el sector de las piscinas, empresas que ofrezcan servicios para su construcción existen desde hace muchos años. Por ello, quizás sea mejor pensar en crear un negocio que ofrezca cerramientos a buen precio.

Vigila a la competencia, ¡pero no tres meses antes!

Es evidente que no se puede emprender sin contar con un presupuesto para invertir. Pero el mundo de los negocios es muy incierto al principio, y por muy buena que sea una idea, y aun cuando se espere ganar mucho con la empresa, en los comienzos hay que tener la mente fría, y estudiar la manera de invertir con prudencia y de forma inteligente

Un plazo de tiempo adecuado para estudiar el tipo de maniobras que hacen las demás compañías del sector estaría entre dos y cuatro semanas. Si no se trata de un enorme proyecto con mucho tiempo por delante, este tiempo es más que suficiente para observar las tendencias que se están desarrollando en el mercado, y que por lo tanto se deben seguir.

Piensa en productos complementarios para el principal, ¡pero este no lo descuides!

Cuando se empieza en el emprendimiento, no hay que pensar en diversificarse demasiado. Cada cosa a su debido tiempo, ya que al principio aún hay que vender un producto, y por ello el emprendedor debe emplearse al máximo en él.

Pero nunca viene de más comenzar a pensar en algunos productos complementarios, que puedan servir a dicho producto principal. Siempre que la inversión sea mínima, tanto en dinero como en esfuerzo, no hay nada negativo en comenzar a desarrollar este tipo de accesorios.

En la misma línea de lo anterior, otra forma de emprender es precisamente que el producto principal de la empresa sea el complementario al que venden otras compañías, y que estén consiguiendo el éxito en ese momento. En los negocios la originalidad es un don muy valioso, siempre y cuando se trate de una idea viable.

Write a Comment

view all comments

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *