Errores de la combinación de mensajes y fondos en publicidad

Desde la empresa Buzoneo Barcelona, dedicada como su propio nombre indica al reparto de publicidad en buzones en Barcelona capital y provincia, y que realiza también servicios de creatividad, diseño, imprenta y distribución de publicidad impresa con flyers, folletos, revistas, tarjetas de visita, muestras de producto, merchandising y carteles; nos indican qué colores no deben de combinarse en en un folleto o cartel en los fondos, mensajes, y titulares.

También nos hablan de qué grosores utilizar en los textos, qué combinaciones de elementos son más efectivas y de la importancia de las pruebas o tests; detalles clave para que un anuncio publicitario tenga los mejores resultados posibles, y que la inversión del anunciante en publicidad se convierta en la mejor de las rentabilidades posibles para él.

En el diseño del cartel superior podemos ver diferentes elementos como el titular, fondo, imagen, subtitular, aspectos destacados y demás, que se combinan con diferentes fuentes, grosores, ubicaciones y tonos. Lea el artículo y vea si están optimizados para conseguir los mejores resultados.

La publicidad impresa y la publicidad online

Como sabemos, la publicidad impresa lejos de desaparecer con la irrupción de internet, y de los anuncios online, ha encontrado un “socio” ideal para multiplicar sus  mensajes publicitarios, generalmente más segmentados geográficamente que la publicidad online que es muy global.

Ambas deben tener un titular o slogan cautivador, dirigido al público y que transmita una ventaja competitiva para triunfar…pero un anuncio también debe tener una curada estética para ser efectivo, duradero y con buenos resultados.

La publicidad impresa ha multiplicado su efectividad cuando se combina adecuadamente con publicidad online, sin pasar a un segundo plano de las estrategias de marketing y publicitarias de muchas empresas que siguen utilizándola dividiendo parcialmente, o no, su inversión con la publicidad online.

Es decir, siguen utilizando la publicidad offline tradicional combinándola con la publicidad en canales digitales, dentro del que internet juega un importante papel.

No entraremos en este artículo en detalles de cómo, cuándo, en qué casos y por qué dividir el total del presupuesto publicitario entre estos dos segmentos; pero es importante destacar que la publicidad impresa se utiliza mucho en los tiempos que corren y, muestra de ello, es que tanto los pequeños anunciantes, con un alcance geográfico pequeño en muchos casos y poco presupuesto, la siguen utilizando tanto como empresas medianas y empresas grandes, con presupuestos mucho más amplios y radios de acción cada vez más importantes debido a la globalización de mercados. En todos los sectores se utiliza publicidad impresa, y sigue siendo super efectiva.

Identidad visual correcta e incorrecta de un anuncio de publicidad 

De una forma u otra, la publicidad y hablamos de todo tipo de publicidad, debe ser agradable para tener los mejores resultados. Optimizar los recursos da, en el corto, medio y largo plazo, mejores resultados en todos los aspectos de la vida; y también en publicidad. También en publicidad impresa.

Por ello, combinar adecuadamente la parte visual con el mensaje (el texto), siempre desde el aspecto de usabilidad del usuario final es importantísimo. Clave. Determinante incluso.

Blinkay, www.blinkay.app, lanzó este anuncio en que combina pocos colores para buscar que el mensaje destaque sobre el fondo, mantener una imagen de marca coherente al producto ofrecido (app para pagar el parking en zona azul de forma cómoda), destacando la ubicación creativa de sus beneficios….Perfecto!

Como si de una obra artística se tratara, los elementos deben presentarse de la mejor forma posible para destacar en su justa medida, en el momento adecuado, y sobretodo sin vampirizar o anular el efecto del otro.

Es decir, el mensaje debe ser claro, y verse perfectamente sobre una imagen o fondo…y el conjunto atraer visualmente. La atracción es por tanto algo muy importante. Si un anuncio destaca, atrae, “se nos va la vista hacia él”….estaremos en la buena línea para conseguir los mejores resultados.

No es lo único importante, claro está.

El conjunto ha de atraer, respetando la identidad corporativa de la empresa anunciante , y ser agradable de consultar. De ver, de consultar, de explorar y de profundizar si cabe.

La combinación de los elementos debe seguir unas pautas, un órden, una “perfección a veces imperfecta”…pero manteniendo la balanza igualada entre “la creatividad más loca” y “el órden más perfeccionista”.

El titular o el texto, por ejemplo de un folleto o de un cartel, debe de estar en sintonía con la imagen, con el propio titular y con el resto de elementos que puedan figurar en el arte final (llamada a la acción, dirección de contacto, imágenes complementarias, aspectos destacados, segundas o terceras caras como en el caso de un folleto tipo díptico o en el caso de un tríptico), etc.

El objetivo es hacer un folleto (anuncio de prensa, publicidad exterior, in cluso anuncio de televisión, etc.) que se comprenda en su conjunto rápidamente desde el prisma visual, y que forme este conjunto de la forma más agradable y eficaz posible. Es como aquello que dicen que “la primera impresión es la que cuenta”…pues por ahí van “los tiros”.

No obstante, la segunda impresión también es importante, el momento de consultar el anuncio, de profundizar sobre los expuesto en él destacando la oferta o propuesta…todo es importante, y todo debe de ir ordenado. En definitiva, muy pensado llevar al público al punto al qué queramos : llamar, consultar más info. en una web, visitar un negocio, realizar una compra online, ir a un concierto u obra de teatro…lo que sea; pero una anuncio ha de convertir y buscar esta conversión.

Posibles errores

Ya vista la parte teórica, nunca mejor que pasar a la práctica desde los ejemplos con errores.

Uno podría ser que los colores utilizados.

Por ejemplo si el color utilizado en el fondo de un folleto es muy similar al del titular, el texto de este último (super importante en publicidad= no destacará bien) y se hará de salida dificil de consultar, de ver, e incluso se percibirá como cansino.

Titula y fondo (sea imagen o fondo neutro o de color), han de combinar perfectamente para conseguir las mejores opciones . Se han de compenetrar. Se han de apoyar el uno en el otro consiguiendo de esta forma optimizar la visualización para los mejores resultados posibles y, en definitiva, aumentar exponencialmente las posibilidades de que un anuncio publicitario consiga la mejor visibilidad y ser un éxito.

Esto pasa por ejemplo cuando utilizamos fondos oscuros.  Por ejemplo si utilizamos el negro en el fondo, y utilizamos también en el mensaje y/o titular un color también oscuro. Por ejemplo un rojo. Esto es un grave error. Es a la vista agresivo lo que suscita indiferencia ya que hay que hacer un esfuerzo enorme para captar el mensaje de manera adecuada. Más si se está utilizando esta combinación por ejemplo en publicidad exterior, ya que “por exterior” está condicionada a la luz natural cambiante y a espacios y momentos en que el tiempo no vaya a ponérnoslo especialmente de cara con una luz adecuada.

Si utilizáramos otros tonos oscuros sobre un fondo negro, como azul, marrón, verde, violeta…conseguiríamos nuevamente una combinación fatal, que podría ser ideal o perfecta con un texto en blanco sobre fondo oscuro, o gris muy claro, amarillo…

Estos ejemplos pueden parecer de perogrullo para directores de arte y grandes creativos, que también para cualquiera con un mínimo de estética en la creación de un folleto, pero lamentablemente los vemos día a día y sin excepción en todo tipo de anuncios en cualquier parte, generalmente al no haberse testado el anuncio “en la calle”; tema en que trataremos al final de este artículo de opinión.

Alegre, claro y muy atractivo visualmente : como ha de ser un cartel de publicidad de un monólogo de humor además de claro, conciso, recordable y muy sugerente. Brillante cartel del show de humor de Pilar Ordoñez en Sala Ars Teatro Barcelona. Todos los sábados en la sala de teatro de Carrer Jonqueres muy cerca de Plaza Urquinaona de Barcelona.

Otro ejemplo claro de mala combinación es la incorrecta selección de la fuente de texto y del grosor. En muchos casos en publicidad impresa se seleccionan fuentes complicadas de interpretar adecuadamente a primera vista, y sobretodo a poner mucha información en un folleto o cartel.

Esto hace que, por estar limitado el espacio, se utilicen medidas de texto muy pequeñas, lo que hace que sean muchos de estos textos sean complicadísimos de consultar. Imposibles para personas de cierta edad avanzada. Horribles a la vista.

Hay que recordar que no todo el mundo ver perfectamente, y que nuestro público si tiene una cierta edad va a tener cada vez más problemas en este aspecto. Por lo tanto, facilitémosles ver y leer cómodamente, captar el mensaje rápidamente ya que sino, tristemente, no van a hacer ningún esfuerzo para consultar nuestro mensaje publicitario además de que la impresión e imagen de marca generados serán muy deficitarios.

En el caso de un cartel, que se ve a distancia -como los que podemos ver en las ilustraciones que acompañan a este artículo-, esto es determinante para los resultados del mismo ya que, es evidente que no es lo mismo ver la creatividad finalizada a pocos centímetros de distancia de la pantalla del ordenador que en la calle, a varios metros. Es un error más que habitual por cierto.

La ubicación de los contenidos también es importante. El grosor del titular y ubicación de las imágenes, si las hubiere y suele haberlas, la disposición estratégica de los elementos (titular, imagen, texto y otros antes citados), fuentes…todo, deben de testarse de varias formas. En varios escenarios diferentes (bajo una buena luz en un domicilio, con luz tenue, en el exterior con luz media, etc.) y, si cabe, por diferentes tipos de públicos que, aunque uno de ellos no sea nuestro público objetivo; seguro que puede hacernos una crítica constructiva para ultimar los detalles, que siempre son importantes para que el mensaje y la ventaja competitiva de un anuncio, acertados o no -ese es otro tema-, lleguen de la mejor forma posible (y lleguen seguro) al receptor del mensaje de comunicación; sea publicitaria, corporativa, administrativa o de propaganda política.

Nuevamente decir que testar el resultado final es muy importante.

Texto por buzoneo-en-barcelona.com   – no permitida su reproducción en ningún otro medio.

Write a Comment

view all comments