Errores que suelen cometerse cuando emprendes desde casa

Comparte

Si has decidido emprender tu negocio desde casa debes ser precavido para no cometer errores que tendrían repercusión en el mismo.

vender desde casaVender desde tu casa por internet puede resultar más cómodo que ir a trabajar a una oficina, pero también puede tener sus inconvenientes si no se toman las medidas apropiadas y no se tiene la disciplina requerida para emprender desde este entorno. Algunos de los errores que suelen cometerse son:

Cumplir tareas en un horario específico

El hecho de estar en casa cómodamente no quiere decir que las tareas puedan prolongarse a lo largo de todo el día. Eso de decir: “Bueno, como tengo tiempo me lo tomo con calma”, es un error común. Hay que fijarse una serie de tareas diarias en un tiempo específico para no prolongar innecesariamente lo que puede hacerse a corto plazo.

Buscar un lugar de trabajo en el hogar

No se puede trabajar cada día en un sitio diferente. Hay que buscar un lugar que sea nuestra oficina. Un lugar donde solo vayas a trabajar y donde puedas concentrarte. Debes conseguir que aun estando dentro de tu casa, sea un espacio apartado del resto de estancias.

Buena organización

Si vas a vender por internet tienes que tener tu papeleo bien organizado para evitar problemas futuros. Organiza tus carpetas y no lo dejes todo encima de tu escritorio. No por estar en tu casa y saber que solo tú vas a tocar esos papeles, quiere decir que no debas ordenarlo todo para encontrarlo luego fácilmente.

Interrupciones bajo cualquier pretexto

El hecho de estar tan cerca de tu familia puede convertirse en un auténtico descontrol. No puedes permitir que cualquier miembro de tu familia entre y salga de tu “oficina” bajo cualquier pretexto. Tienes que evitar las interrupciones que te hagan perder la concentración. Establece un horario realiza los descansos necesarios en los que podrás interactuar con tus seres queridos.

Horario 24 horas 365 días al año

De la misma manera que no debes descuidar tu negocio por el hecho de tener la oficina en casa, tampoco puedes pasar 24 horas al día y 365 días al año pendiente de tu negocio. Tu horario laboral deberá ser el que tú decidas dependiendo de tus necesidades, pero en el momento que tu horario finalice debes desconectar hasta el día siguiente para no desgastarte.

Organizar reuniones fuera de la “oficina”

Sal de vez en cuando de tu “oficina” y organiza reuniones con tus empleados o muestra cercanía a tus clientes y queda con ellos para resolver algún asunto. No te encierres siempre en casa y trabaja de vez en cuando en un sitio público como una cafetería o una biblioteca donde puedas ver a otras personas distintas de las que ves a diario.

Vamos un “no parar” que aunque a veces imprescindible, debemos de saber combinar con tomarnos un respiro, controlar bien los tiempos de las comidas, respetar las horas de sueño y descanso, ajustar con algún espacio de ocio que posiblemente no sea para nada el que disfrutáramos cuando trabajamos por cuenta ajena, y saber tejer una línea imaginaria entre la vida personal la vida laboral…a veces, lamentablemente, es “muy imaginaria”. Tanto, que ni existe.