Chile ocupa el décimo lugar, de 149, en el índice ‘Riesgos globales 2013’ del WEF

Como si de un ritual se tratara, el cual se repite todos los años por estas fechas, ya estamos comenzando a conocer las previsiones económicas de lo que 2014 deparará al mundo, continentes, regiones y países formuladas por distintas instituciones públicas y privadas, generalmente de prestigio reconocido.

Una de las conclusiones que se pueden extraer de todas ellas es que la internacionalización -ya sea vía intercambios comerciales, exportaciones e importaciones o a través de inversión en el exterior- seguirá estando entre los procederes más adecuados para mantener el crecimiento, que aún se mantendrá esquivo en muchas áreas del planeta.

Así, nos encontramos con que la Comisión Europea nos avisa que ha rebajado las perspectivas de evolución del producto interno bruto (PIB) para la eurozona en 2014, lo sitúa en el 1,1% -la anterior era del 1,2%-; para 2013 calcula una contracción del 0,4%, en tanto que para 2015 estima un alza de un 1,7%. En cuanto a España, ha rebajado la predicción de expansión a un 0,5% en 2014, en lugar del 0,9% anterior, mientras que en 2015 prevé un 1,7%.

América: apuntalar la confianza

La situación en América Latina no pinta tan bien como en el pasado reciente. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que la progresión se situaría en un 3,1% en 2014, destacando a Panamá (6,93%), Perú (5,73%), Bolivia (5%) y Chile (4,5%), todos por encima de la media estimada para la zona, aunque cada uno parte de suelos distintos, lo que obliga al diseño de estrategias diferenciadas para enfrentar el futuro inmediato. Para este 2013 se apunta un crecimiento del 2,6%.

Entre las circunstancias anunciadas a tener muy en cuenta están, de una parte, el menor consumo de materias primas de China, lo que ya se ha visto reflejado en las balanzas comerciales de gran parte de los Estados iberoamericanos, y, por otra, las presiones sobre el tipo de cambio debidas al gradual retiro de los estímulos monetarios ideados para fortalecer la recuperación económica en las economías desarrolladas, y de forma muy especial en los Estados Unidos.

A bote pronto, lo recomendado por analistas gira entorno a que las autoridades monetarias de la región tiendan a reducir su riesgo país y a mantener las inversiones previstas. Esto es posible de conseguir «mediante un recto equilibrio fiscal, economías flexibles con poca regulación y un sólido sistema de protección a los derechos de propiedad, lo que brinda confianza a largo plazo y puede hacer de la región un lugar más atractivo para inversiones de largo plazo» -ya sabemos que las inversiones de corto plazo son las que ante un cambio de condiciones, mudan rápidamente de localización-.

[smartads]

España, aún a la espera de ajustes

España también debe hacer frente al retiro de los impulsos monetarios de Estados Unidos; su particular situación de crisis la ha obligado a enfrentar cambios estructurales inevitables para relanzar su economía, aunque aún falta profundizar en algunos. De lo que no hay dudas es que saldrá posicionada como uno de los países más atractivos para invertir dentro de Europa; de hecho, ya están llegando inversores no solo de otros países europeos o Estados Unidos, sino también de mercados emergentes -entre los que China es uno de los candidatos- y de naciones latinoamericanas. España dispone de niveles elevados de tecnología y de capital humano bien formado. El desempleo del 25%, más allá de ser una lacra, es un aliciente para los inversionistas, ya que es posible crecer.

Chile, con una inversión extranjera importante, se encuentra en una buena posición para hacer frente a la coyuntura que se avecina. La última edición del reporte Riesgos globales 2013, publicado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), ubica a Chile en el 10º puesto -entre 139 naciones- contra las principales inseguridades del mundo: crisis financieras, desastres naturales, cambio climático, pandemias, entre otros. El índice es liderado por Singapur, Catar, Omán, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Canadá y Suecia. Igualmente, es una de las naciones que más tratados de libre comercio, que ha rubricado con naciones de todos los continentes, por lo que sus empresas deberán estar atentas a aquellos mercados más atractivos para el comercio y la inversión.

SOCIALetic.com
Redacción de SOCIALetic.com + Textos en los que el autor del contenido no está registrado en el Diario de Noticias de Marketing, Publicidad, Social Media, Empresas & TIC

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.