Hay empresas que buscan conocer el futuro, mientras que otras le dan forma

Ese es precisamente uno de los campos de acción de Intelygenz: desarrollar y probar las aplicaciones con las que nos relacionaremos en el futuro con la tecnología. Hoy, esa tecnología que apunta hacia el futuro tiene nombres como Google Glass, Oculus Rift y Myo, dispositivos con los que ya trabaja Intelygenz para definir y ampliar sus posibilidades de uso, que muchas veces van más allá de las que parecen tener a primera vista.“Son tecnologías incipientes que han dado el salto de la ciencia ficción al mundo real, y en las que se intuye un potencial muy grande”, señala Luis Mesas, Innovation Team Developer de Intelygenz.

Intelygenz apuesta por la innovación con el desarrollo de apps para todo un universo de wearables

buzoneo publicidad

El proceso de globalización y unificación de mercados, economías y culturas que vive el mundo no implica que las necesidades de los grandes actores en innovación, ni las de los usuarios, estén también unificadas. Algunos de los valores que aporta Intelygenz a sus clientes son la orientación sobre los proyectos e ideas que plantean y sus posibilidades de convertirse en viables, así como de los dispositivos más indicados para ellos y las soluciones específicas para sus necesidades particulares.

En este sentido, la sede de Intelygenz en San Francisco aporta a la compañía la ventaja estratégica de estar en contacto directo con las tecnologías más punteras, destinadas a revolucionar el mercado y a la sociedad. Esto permite a su equipo disponer de gran experiencia en el uso de dispositivos innovadores para beneficio de sus clientes. Como explica Jonás da Cruz, V.P. Technology de Intelygenz, “Escuchamos las necesidades de nuestros partners de innovación y nosotros, al conocer estas nuevas tecnologías, podemos indicarles qué proyectos son viables y qué dispositivo se adapta mejor a su necesidad”.

Google Glass y el programa Explorer

Decir que Intelygenz es desarrollador autorizado de Google Glass es más sencillo que conseguir serlo. El proceso con el que Google seleccionó a los equipos e individuos que entraron a formar parte de la primera fase del programa Google Glass Explorer, fue complejo y exhaustivo. Al final del mismo, sólo 2.000 equipos en todo el mundo, incluido el de Intelygenz, lograron cumplir los requerimientos de la compañía californiana. Gracias a su aceptación, la compañía no sólo pudo hacerse con una unidad de Google Glass, de las que hay muy pocas en España, sino que también consiguió acceso a su Mirror API, lo que le permite programar apps específicas para ellas.

google glass

Concebidas no como un dispositivo independiente, sino como un complemento del smartphone, las Glass están compuestas por un micrófono, una cámara, un auricular (en su segunda y sucesivas versiones) y un pequeño visor, denominado Eye Tap. Este último es su elemento más importante, ya que se encarga de proyectar las imágenes directamente sobre la retina. Las Google Glass disponen de varios sensores de reconocimiento de gestos y de voz, pensados para poder controlar su funcionamiento. Cuentan con conectividad Bluetooth y WiFi, y permiten al usuario interactuar con su entorno, sin que para ello tengan que utilizar su smartphone.

Así, con sólo dar las órdenes de voz y los toques necesarios, permiten desde ver el correo y contestar llamadas; hasta participar en un hangout, hacer fotos, grabar vídeo, hacer streaming de lo que ve su propietario o encontrar la ruta para llegar a destino. Pero sus posibilidades van mucho más allá y, gracias a aplicaciones creadas específicamente para ellas, ya se están probando para realizar determinadas tareas en diversos entornos, como el sanitario o el educativo; así como para convertirse en elemento de apoyo para personas con discapacidades.

Hace casi dos años que las Google Glass vieron la luz, y aunque ya han aparecido tres versiones de su hardware, aún queda tiempo antes de que lleguen, finalmente, al gran público. Mientras tanto, compañías como Intelygenz se centran en descubrir nuevos usos para ella. Con este fin, su equipo de desarrolladores se encarga tanto de asesorar a las compañías con ideas de apps para sacar partido al dispositivo, como de darles después forma.

En este momento, en Intelygenz se encuentran en desarrollo varias apps para Google Glass, entre las que figura una pensada para utilizar Google Glass junto con la plataforma de innovación en la empresa Nextinit. La compañía ha desarrollado también aplicaciones específicas para otras compañías, como Prosegur o para la plataforma de música en streaming del grupo Prisa Yes.fm. Asimismo, y con la idea de acercar Google Glass a los desarrolladores profesionales, ha celebrado hace escasas semanas el Hackaton Glass, un encuentro pensado para acercar Glass a la comunidad de desarrolladores y que es, hasta la fecha, el Hackaton para las gafas de Google que ha reunido a un mayor número de participantes.

Oculus Rift: mucho más que unas gafas de realidad virtual

Las gafas de realidad virtual estereoscópicas Oculus Rift son otro de los dispositivos con los que cuenta Intelygenz. Tienen una pantalla de siete pulgadas, con una profundidad de color de 24 bits por píxel y una resolución de 1.280 x 800, superior a la de un casco de realidad virtual convencional. También los supera en cuanto a precisión al seguir los movimientos de la cabeza, y al detectar los cambios de posición.

Su particularidad reside en que divide la acción en una imagen destinada a cada ojo, lo que genera un efecto 3D, que permite que sus usuarios tengan la sensación de estar contemplando una imagen con un gran realismo, al mismo tiempo que disfrutan de una experiencia de inmersión total.“En las Oculus Rift, el usuario se sumerge en el entorno virtual utilizando el principal de los sentidos (la vista) y la experiencia es brutalmente inmersiva”, apunta Luis Mesas, Innovation Team Developper de Intelygenz.

En la actualidad, el equipo de Intelygenz está probando desarrollos para Oculus Rift, que ayuden a expandir el uso y aplicaciones de estas gafas en todo tipo de entornos y sectores que van más allá del puramente lúdico, como en la enseñanza, en el inmobiliario, la educación o la banca. Además de crear software únicamente para el dispositivo, Intelygenz también está desarrollando aplicaciones a medida para Oculus Rift en combinación con dispositivos de reconocimiento de gestos, como el dispositivo de reconocimiento de gestos en 3D Leap Motion o el brazalete MYO.

novedades tecnologia

MYO, un brazalete que recoge el movimiento del brazo y lo usa para control remoto

La dedicación de Intelygenz a la innovación y el desarrollo hacen que la compañía esté investigando continuamente sobre nuevas tendencias tecnológicas, lo que hace que cuente en todo momento con los recursos necesarios para satisfacer las necesidades de cada cliente en cuanto a nuevas tecnologías y dispositivos. Parte de esta tarea consiste en contar siempre con los dispositivos más punteros del momento, como sucede con el brazalete MYO, de Thalmic Labs, con el que ya cuenta Intelygenz.

Este dispositivo, que se coloca en el antebrazo, integra varios sensores que detectan el movimiento de los músculos y recogen los impulsos eléctricos del brazo en el que está colocado. Después los envía al ordenador o al teléfono móvil con el que esté sincronizado, dispositivo en el que se lleva a cabo la traducción a órdenes para el control a distancia de diversos objetos.

Aunque en principio pueda parecer que MYO sólo puede usarse con juegos, sus posibilidades, como ocurre en otros muchos casos, van más allá, y abren la puerta a todo tipo de usos para este brazalete, como el manejo remoto de maquinaria industrial o el control de dispositivos domésticos, algo muy útil para personas con movilidad reducida.

Smartwatches y smartbands: wearables inteligentes para llevar en la muñeca

innovacion

Los wearables que cuentan con mayor aceptación en la actualidad entre el público son los smartwatches, o relojes inteligentes. Considerados el complemento perfecto para un smartphone, gozan de gran aceptación debido a la comodidad que aportan a su propietario. Con ellos no es necesario sacar el teléfono del bolsillo o del bolso para acceder a sus notificaciones, algo que, según el Estudio Digital Tech Consumidor, agradecen el 48 por ciento de usuarios de un smartphone.

Por su parte, las wristbands o pulseras inteligentes, el wearable de aparición más reciente, es el complemento perfecto para los deportistas, puesto que, entre otros valores, registran toda la actividad realizada, tanto mientras se hace deporte como durante los tiempos de ocio, y la comunican a una app específica instalada en el smartphone automáticamente.

El equipo de desarrolladores de Intelygenz está trabajando actualmente en el desarrollo de apps para relojes inteligentes, como Pebble, Moto 360º o G Watch; así como de otras específicas para wristbands, como Samsung Gear Fit.

Write a Comment

view all comments

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *