Ingresos pasivos: una alternativa real al trabajo tradicional

 

Trabajar es algo que no suele gustar mucho a la gente.

Por triste que parezca, el 70% de la población está insatisfecha con su trabajo, porcentaje que en España, para no ser menos, se amplía al 80%.

En cambio, en lo que sí estamos todos de acuerdo es en que nos gusta ganar dinero. Generar ingresos, obtener ganancias, recibir el fruto del trabajo…. sin necesidad de haberlo hecho. Y es ahí donde surge la gran pregunta:

¿se puede ganar dinero sin trabajar?

emprendedores

La respuesta la vengo experimentando desde hace años: diría que no se puede ganar dinero sin trabajar, pero sí se puede trabajar una vez y cobrar muchas, con lo cual, en realidad, un alto porcentaje de ese dinero sí se produce con una ausencia directa de trabajo. ¿En qué consiste esta maravilla?, se preguntará más de uno. En los ingresos pasivos o residuales, algo que de alguna forma ha existido siempre pero que en la actualidad cobra todo su apogeo con múltiples variantes.

Tradicionalmente todos hacíamos lo mismo. O trabajábamos para otro o trabajábamos para nosotros. O éramos empleados por cuenta ajena o nos convertíamos en emprendedores. Esto último, en la mayoría de ocasiones, representaba una sutil forma de trabajo para uno mismo bajo el bello término de autoempleo. No trabajas para otro, pero trabajas para ti, y no poco precisamente. De liberador no es que tuviera mucho.

Hoy en día la cosa cambia. Frente al trabajo tradicional existe la categoría de los generadores de ingresos: personas que no trabajan en sentido estricto, sino que constituyen activos que les reportan ingresos continuados y además en modo automático. Son los ingresos pasivos: ingresos que se producen a lo largo del tiempo como consecuencia de acciones realizadas una sola vez, pero potencialmente generadoras de múltiples beneficios.

¿De qué estamos hablando? De supuestos varios, por ejemplo:

Negocios que funcionan solos o casi solos (lavanderías automáticas, máquinas de vending…).

Productos formativos digitales derivados del talento y el conocimiento (e books, cursos, guías, tutoriales…)

Ingresos obtenidos por apalancamiento (comerciales, marketing multinivel…)

  Inversiones de toda la vida (inmuebles para arrendar, dividendos bursátiles…)

  Ingresos derivados de invertir dinero

  Inversiones producto de la democratización de las finanzas en los tiempos actuales (crowdfunding, crowdlending…).

trabajo libreY muchos más.

En definitiva se trata de algo francamente cómodo y lucrativo: hacer algo una vez (crear un activo, hacer una inversión) y cobrar muchas. Pero profundizando vemos que se trata de algo más:

De abandonar los viejos paradigmas y entender que hay nuevas formas de generar ingresos.

De no sentirnos obligados a hacer lo que siempre hemos hecho y lanzarnos a experimentar, produciendo una nueva economía.

De abrirnos a lo que llevamos dentro (el talento, el conocimiento, la pasión) y crear con ello.

De crecer personalmente.

De optar por la comodidad frente al esfuerzo.

Por el modo fácil frente al sacrificio.

Por lo que te gusta frente a lo que te aburre, al trabajo que siempre has odiado.

Yo comencé en mis orígenes como todo el mundo, siendo un joven emprendedor, trabajando como siempre habíamos hecho. Pero un día descubrí que había una manera sencilla de conseguir lo mismo, de generar beneficios para obtener independencia económica, y desde entonces me he dedicado a experimentar, a descubrir, a crear y a generar ingresos residuales que me proporcionan lo que necesito: dinero para vivir y tiempo para disfrutarlo.

¿Quién no se apunta a esta marea?

Comparte

Write a Comment

view all comments