La Competitividad en los Costes de las empresas

Se habla de competitividad en los costes, cuando las empresas están en capacidad de obtener rentabilidad en el mercado en relación a sus competidores por factores económicos ventajosos.

rentabilidadEs decir, una empresa puede ser muy competitiva cuando obtiene una rentabilidad bastante elevada, debido a que usa técnicas de producción mucho más eficientes que las de sus competidores. Y esto a su vez le permite tener más cantidad y/o calidad de sus servicios y productos, y a unos precios más ventajosos que le permiten igual o superior rentabilidad por cada producto vendido, y también un número de ventas más elevado.

Cuando una empresa es capaz de ofrecer sus servicios o productos a un precio que le permite cubrir los costes de producción y obtener rendimiento sobre el capital invertido, es decir rentabilidad, entonces es una empresa competitiva en costes. Pero también hay ciertos mercados donde los precios pueden variar, y los precios de los productos variar por la calidad, la imagen, etc.

[tweetable]Formas de determinar la competitividad en los costes[/tweetable]

Hay que recordar que los costes de una empresa se componen de costes fijos y variables. Entre los costes fijos tenemos aquellos que necesariamente tiene una empresa para desarrollar su actividad,  independientemente de su producción.  Por ejemplo, sueldos de los empleados, alquiler de un local, costes de almacén, transporte, luz, etc.; y estos varían dependiendo de cada empresa, ya que por ejemplo, no todas necesitarán de un local físico, variará el número de empleados, etc.

Los costes variables de una empresa son los que dependen del producto que la empresa fabrica. Mientras mayor sea la producción, mayor es el coste sobre el total; por lo que es lógico pensar que si el coste de producción es mejor, o más bajo, la empresa también podrá tener un coste de venta inferior o más ajustado, e incluso jugar con los precios en determinados momentos. Estamos hablando específicamente de los costes por materia prima por ejemplo. También están dentro de los costes variables, los costes de comunicación con el mercado, dentro de los que estaría la publicidad.

La forma en que se mejora la capacidad de obtener rentabilidad en el mercado es precisamente buscando mejorar la eficiencia en costes, haciendo a la empresa más competitiva frente a su competencia y de cara al cliente objetivo, ya sea en un mercado B2B como B2C.

competitividad en precios

Vamos a plantearlo en una forma más sencilla y a modo de ejemplo.

Digamos que competir tiene mucho que ver con medir los costes intrínsecos y necesarios para para generar un producto determinado. Las empresas emprenden una lucha para que sus productos sean bajos en costes (salvo en mercados premium en los que un coste bajo no sería aceptado por su mercado, que traduciría el precio bajo en “mala calidad”, y que cuenta con público que el beneficio de comprar un producto de una marca determinada es precisamente mostrar que utiliza productos de altos costes), y el diferencia entre este y el precio de venta les haga obtener un beneficio que, multiplicado por el número total de ventas, les de la oportunidad de mantenerse, ganar dinero y seguir creciendo.

Este es el enfoque competitivo más poderoso en los mercados : Mantenerse + Ganar + Crecer.

Competitividad en los costes SI, pero manteniendo una calidad de producto y/o servicio

Muchas empresas buscan ser  líderes en bajos costes de venta para aumentar su volumen general de ventas, lo que implica necesariamente unos costes más bajos de producción, no necesariamente unos costes fijos más reducidos (ya que el volumen alto de ventas los palían), pero sin dejar de lado la calidad del producto, así como el servicio. Es lógico tener muy en cuenta que un producto que tenga un precio bajo, no va a venderse “per se” si no tienen un mínimo de calidad. Y, también es lógico observar que puede hacer disparar sus ventas si su calidad es superior o muy superior a lo esperado, o en comparación a otros productos de la competencia directa e indirecta.

gastos mensuales

Cuando una empresa consigue una ventaja competitiva en costes genera por supuesto una rentabilidad superior por producto vendido, pero debe de tener en cuenta la calidad para aumentar su volumen de ventas general, que es muy importante para resolver la ecuación de la rentabilidad:   Nº de ventas x (coste de venta – costes de producción y costes fijos) = rentabilidad (Ver cómo medir la rentabilidad de una empresa)

Para lograr una competitividad en los costes de las empresa, es necesario que tomen en cuenta tres formas ir mejorándolos.

* Perfeccionando la eficiencia (calidad), y controlando los costes a lo largo de la cadena de actividad con el coste existente (para ver en qué se puede mejorar).

[
]

* Comunicando mejor con el público, y haciéndole llegar el producto en mejor tiempo, manera, forma y a mejores precios.

* Haciendo una reforma de la actividad y controlando los coste fijos y variables de la compañía, acertando si reducen algunos de los costes, sin que esto afecte a la calidad final y, por ende, a las ventas.

Comparte

Write a Comment

view all comments