La mal llamada Generación C , por Pipo Peña

Somos 2.700 millones de personas conectadas a la red, lo que decanta en que representamos como usuarios el 40% de toda la población mundial. Aún así nos mal llaman generación.

Las comunicaciones determinan una sinergia especial, una evolución no contable que nos da pie a pensar que la generación como concepto del latín “generatio” que pretendía representar la producción de algo a partir de otras realidades ya existentes. Hoy, la generación C no es producto de algo a partir de una base existente, es una revolución comunicacional, revolución de convivir, de compartir, de conocer, de conectar… de tantas cosas menos de generación.

social media generation

La mal llamada Generación C se revela y se hace presente, destruye y contruye al mismo tiempo. Ese malgastado concepto del que Aristóteles le daba carácter de ser ya no es parte de la teoría digital. Hoy Internet y el 40% de personas en el mundo realizan una revolución.


Lo complejo de esto es tal, que hoy exigimos a las marcas y ellas no son capaces de requerir nada. Hoy demandamos a las marcas que no tan solo nos conozcan, sino que entiendan y pongan a disposición productos, mensajes, lugares, tiempos y un sin fin de variables para que nuestra experiencia sea única. Esto no es parte de una generación. Es revolución.

IBM en su reporte “The Connected Consumer and the new Decision Making Cycle” prescribe tres aspectos fundamentales para diseño de las marcas y estrategias para la mal llamada Generación C. El rediseño, la reconstrucción, la insurrección.

El primero de ellos atiende a que los usuarios buscan compartir todo aquello que opinan y experimentan a través de diferentes plataformas online. Fuente de conocimiento de las marcas, estudios personalizados, sublevación del consumidor usuario.

TE PUEDE INTERESAR  Plataformas web, el futuro de la sociedad en Internet

Ya no buscamos vitrinas, avisos o publicidad. Hoy compramos gracias a patrones sociales perentorios. El ZMOT planteado por Google nos da el entendimiento fundamental de la revolución en torno al consumo, a la compra, a la forma. La nueva forma, el segundo aspecto.

[]

Finalmente, como tercero, somos experiencia constante. Somos revolución sensorial.

Esa mal llamada Generación C no se entiende como tal. La revolución catastrófica, tal como la describía Adolphe Thiers refiriéndose a la Francesa, es Internet.

Comparte