Las sociedades que han permanecido activas entre 2010 y 2012 han reducido deuda, un 12,5%, y empleos, un 5%.  Se incrementa la facturación, un 2%, pero los resultados netos caen un 67%.

Las empresas españolas que han superado los difíciles últimos años han conseguido mejorar su productividad pero a costa de una importante destrucción de empleo y un relevante deterioro de sus resultados netos, según el estudio sobre la “Evolución de las empresas españolas entre 2010 y 2012*” realizado por INFORMA D&B, (Grupo CESCE), líder en el suministro de Información Comercial, Financiera y de Marketing. 

Aunque las empresas españolas analizadas incrementaron levemente su facturación en este periodo, un 2%, sus resultados netos registraron una caída acumulada superior al 67%. Esto se debe en parte al incremento del 5% de la partida de aprovisionamientos y a la subida del 15% de los gastos financieros por el continuo encarecimiento de la financiación bancaria. 

Según Beatriz Oliete, Directora de Informa D&B: “Las empresas han continuado un proceso de reajuste generalizado iniciado en 2008, ante una demanda que a finales de 2012 no acaba de mostrar, salvo en mercados puntuales, signos claros de reactivación”. 

La deuda de las empresas se reduce un 12,5%

Los niveles de deuda total de las empresas disminuyeron significativamente independientemente del tamaño de las compañías, un 12,5%. Una de las razones es la persistencia de las dificultades en la concesión de financiación del sector bancario que iniciaron un desapalancamiento forzado de toda la economía española. La deuda a largo plazo experimentó un mayor y continuo recorte, casi un 15% acumulado en el periodo analizado. La financiación externa a corto plazo se ajustó un 7% en estos mismos años.

El recorte en el empleo alcanza el 5%

Durante estos tres años, las empresas españolas redujeron su plantilla media en un 5%. Con la política de ajustes puesta en marcha desde 2010, las tasas de empleo sufren recortes de manera ininterrumpida, siendo especialmente intensos entre 2011 y 2012, con una caída del 4%. 

La masa salarial promedio bajaba un 2% del 2010 al 2012 mientras que la facturación por empleado crecía considerablemente y de manera continuada acumulando una subida del 7,5%, consecuencia del fuerte ajuste de las plantillas y del leve incremento, 2%, de la cifra de facturación. Según Beatriz Oliete, Directora de Informa D&B: “El aumento de productividad y la reducción del endeudamiento son los únicos datos positivos a destacar en este periodo”. 

[smartads]

El año 2012 es especialmente negativo ya que la vuelta a la recesión de la economía española ocasionó que el mercado laboral entrase en una nueva fase de deterioro. Este ejercicio sumó el 74% de la destrucción de empleo acumulada desde el 2010. Igualmente, el coste medio de personal se contrajo un 1% en 2012, frente al incremento del 4% del año anterior. 

La creación de nuevas empresas se va activando sin llegar a los niveles anteriores a la crisis 

Durante los años 2010, 2011 y 2012 se crearon 80.524, 84.806 y 88.713 empresas respectivamente. Estas cifras muestran una paulatina activación, acumulando un incremento algo superior al 10%, aunque se mantienen todavía muy lejos de las de antes de la crisis: en 2007 se crearon 145.337 empresas.