Las nuevas reglas del juego en el marketing del azar

 

Desde la llegada de las plataformas online de juego a principios del s.XXI hasta hace bien poco, la verdad es que el marketing de estas casas de juego ha evolucionado. Publicidad, patrocinios, redes sociales, afiliación… son muchas las fórmulas que se han utilizado a los largo de todo este tiempo.

Pero la ley que regula el sector del juego en España, la ley 13/2011, conocida como la Ley del Juego ha sufrido una reforma recientemente, concretamente el 3 de abril de 2020. El Consejo de Ministros aprobó una serie de medidas urgentes para limitar la publicidad de juegos de azar online. Se prohibían los bonos y promociones a lo largo del Estado de Alarma que tenía confinada a la población. También entraba en vigor la prohibición de emisión de publicidad de casas de juego en los medios de comunicación, quedando restringida la emisión de spots de publicidad a una estrecha horquilla de emisión en TV y You Tube.

Así, si usted quiere jugar a la ruleta deberá hacerlo porque quiere, no porque le estén incitando anuncios o patrocinios de equipos deportivos.

Cómo ha funcionado hasta hoy el marketing del azar

A partir de la entrada en vigor de esta nueva normativa, se producen importantes cambios en las normas del juego comunicativo de las plataformas de juegos de azar y apuestas. En primer lugar, la publicidad, un medio muy utilizado de manera masiva por el sector queda muy limitada. Basta con decir que, en el últimos trimestre de 2019, la publicidad del juego supuso un presupuesto de 35,4 millones de euros en publicidad.

A partir de ahora, no se podrá hacer uso de personajes famosos en estos anuncios y los contenidos deberán ser neutros, sin apelar al juego como vía para hacerse millonario o ser una persona exitosa. Los spots publicitarios sólo se pueden emitir de una a cinco de la mañana. Queda prohibida su emisión fuera de ese horario.

También se prohíbe la publicidad en canales y lugares que puedan estar en contacto con los niños: cines, publicidad exterior o medios de transporte público. También las retransmisiones deportivas quedan afectadas: no podrá haber publicidad estática en los campos o pistas de juego en emisiones en directo que empiecen antes de las ocho de la tarde.

 

Cómo afecta esta normativa a nivel de impactos

Los expertos en comunicación calculan que la nueva normativa va a reducir en un 80% las posibilidades de publicitar las plataformas de juego, las denominadas “oportunity to see”. Además, los operadores de juego están obligados a implementar herramientas de control parental para que los menores no puedan acceder a sus plataformas a través de publicidad online y que no puedan seguir a las plataformas en redes sociales.

Se busca la prevención de conductas adictivas al juego, sobre todo en colectivos como los menores. Diferentes estudios indican que son cada vez más el número de menores que acceden a este tipo de plataformas y que acaban manifestando adicción al juego. El incumplimiento de toda esta normativa puede suponer sanciones de entre 100.000 a un millón de euros para infracciones graves y 50.000.000 para las muy graves, contemplando la posibilidad de retirar la licencia a quienes la cometan.

 

Los nuevos caminos de comunicación

Ante toda esta situación, es preciso saber qué caminos tomarán las casas de apuestas para darse a conocer entre sus usuarios. El marketing de contenidos, por los que las plataformas comunican sus ofertas, tanto en sus blogs o redes sociales, como a través de otros medios ajenos o externos puede ser un camino; al que se le añade el marketing de afiliación, por los que estas plataformas reciben una comisión por click o alta de cliente. Si no has entendido demasiado bien en qué consiste, a continuación te lo explicamos.

 

Marketing de afiliación

Suponemos que, a estas alturas, ya conoces la existencia de los denominados influencers. Entendemos como influencer en un determinado tema, aquella persona, soporte o medio que tiene la capacidad de influenciar o prescribir un producto o servicio. Así, cuando en un contenido aparece nombrada una marca, podemos entender ese contenido como marketing de influencia. Así, nos pueden influenciar medios de comunicación, blogs, famosos, instagramers (o iggers), youtubers, etc.

 

El marketing de afiliación es un paso más en este marketing de contenidos. La mención de la marca incluye la posibilidad de poder acceder a la tienda online o a la plataforma de la marca para comprar el producto o darse de alta y, cuando el usuario lo hace, el influencer recibe una comisión en base a lo que la marca estima como objetivo (puede ser vender, ganar seguidores o que los clientes se den de alta, por ejemplo)

Lo importante de todo esto es que, a partir de ahora, no está permitido que los menores accedan a estos contenidos y menos que puedan seguir los links. Tampoco se podrá mencionar la posibilidad de los mejores bonos o de hacerse millonario en una plataforma.

¿Hacia donde evolucionará todo esto? Será interesante seguirlo.

 

 

Comparte

Write a Comment

view all comments