Netiquetas: La educación y los valores se demuestran también en Internet, por Gloria Navas

Actualmente dado que buena parte de nuestra vida se desenvuelve en el entorno digital, es necesario conocer los códigos de conducta y educación que hacen que los demás usuarios nos vean como identidades digitales respetuosas y con modales.

A este conjunto de normas sociales se les conoce en la red con el nombre de netiquetas.

Por Gloria Navas de www.glorianavas.es

Todo el mundo conoce las normas de comportamiento que debemos seguir en nuestro entorno offline cada día, pero ¿qué ocurre cuando la conversación y el contacto se traslada al ámbito online? Al ser otro entorno distinto debemos también demostrar nuestra educación, código de comportamiento y buenas maneras, pero de un modo diferente. A este conjunto de valores que deben también estar presentes en Internet (especialmente si trabajamos con grandes marcas) se le llaman netiquetas.

[colored_box color=”blue”]Este artículo está incluido en Expertos de MarketingArtículos de Gloria Navas[/colored_box]

Cumplir esta serie de normas es beneficioso para todos.  Es interesante para los usuarios avanzados porque se hace mucho más fácil y amena la convivencia y comunicación entre distintos usuarios y para los noveles porque sabrán donde están las limitaciones, que cosas no se deben hacer y están mal vistas.

Entremos en materia. ¿Cuáles son esas normas? Son muchas y muy variadas. De hecho, en cada ámbito de Internet se utiliza un código de conducta determinado (hay uno para las redes sociales, otro para los correos electrónicos, para los blogs e incluso para las newsletters que a diario circulan por la red.

Según el periodista Quico Pérez-Ventana, algunas de estas normas que todos los usuarios deberíamos seguir irremediablemente son:

[highlight color=”yellow”]Buena educación[/highlight]

Normalmente en Internet somos anónimos. Esto no da derecho a ofender a otros usuarios, por lo que hay que tratar a los demás como nos gustaría ser tratados y esto supone evitar la cercanía excesiva y la vulgaridad (especialmente en el caso de trabajar como community manager de una marca de prestigio) y cuidar a fondo las formas y en especial la ortografía.

El cuidado de las formas incluye no poner palabras en mayúsculas. Este último aspecto es importante, pues no son pocos los usuarios e incluso profesionales de la escritura que para resaltar un contenido lo escriben en mayúscula. Muy por el contrario, el uso de esta técnica significa que el que lo escribe está gritando, lo que resulta muy incómodo para el interlocutor.

TE PUEDE INTERESAR  Cómo optimizar nuestras campañas de marketing, por Ana López

También esta mal visto una escritura usando caracteres especiales para sustituir letras, como por ejemplo 3scr1b1r t3xt0s d3 3st4 f0rm4, con excesivos colores o alternando mayúsculas y minúsculas sin ningún sentido.

Recuerde que no es lo mismo una conversación privada con un amigo por un programa de mensajería (en el que quizás se puede omitir alguno de estos pasos) que una respuesta en un foro de una comunidad para resolver problemas. El incumplimiento de esta norma suele acarrear mala fama al usuario, problemas e incluso llegarlo a marginar en la comunidad si reitera varias veces.

[highlight color=”yellow”]Twitter[/highlight]

Si nos centramos en el comportamiento en Twitter, existen muchas abreviaturas de cortesía que dicen mucho de su buen uso.

El RT  lo conocen todos los usuarios y supone una verdadera muestra de cortesía. De igual forma, el CC (con copia a @loquesea) dice mucho de quien escribe. Se agradece también que si el enlace que enviamos está redactado en inglés, se escriba delante del enlace [EN]. Existe igualmente el RTRL (retuit real life), un mensaje de conversación en la vida real.

Las posibilidades de retuiteo aumentan si transmitimos unas normas de estilo adecuadas como  transmitir mensajes concisos pero interesantes, si utilizamos una estructura simple (sujeto, verbo y predicado) y si evitamos los adverbios.

En este sentido, según el experto Dan Zar, el uso de nombres propios, verbos en tercera persona del singular y sustantivos en plural, atrae a un mayor número de seguidores.

Se deben incluir enlaces, evitar los puntos suspensivos y nunca retuiterar faltas de ortografía. En tal caso, se debe modificar la incorrección y, en lugar de RT escribir MT (tuit modficado). Como última sugerencia en el universo twitter, debemos dejar unos 20 caracteres libres para que los usuarios puedan contestar.

[highlight color=”yellow”]El silencio[/highlight]

TE PUEDE INTERESAR  Invertir en naming es crear valor de marca

La táctica del silencio está mal vista en Internet, pues supone, igual que en la vida real, una no contestación. Por ello, especialmente los expertos encargados de generar conversación en la red, deben responder en un plazo máximo de 24 horas. Esto es aún más evidente en el caso de Twitter, por el componente de atención al cliente que conlleva.

En el otro extremo, encontramos usuarios que agobian al resto, por la intensidad y frecuencia de los mensajes que emiten en la Red. Está bien contestar, pero nunca bombardear con mensajes.

[highlight color=”yellow”]Publicidad[/highlight]

La publicidad esta muy mal vista en Internet. Es algo que satura a clientes de correo, usuarios de mensajería y que no resulta nada agradable. Una buena manera de evitarlo es instalando programas para aislarlo y no produciéndolo uno mismo eliminando los adjuntos. Asimismo, se debe usar el CCO (copia oculta)  en vez de CC, no haciendo publicidad de sitios webs o  canales de chats, entre otros.

[highlight color=”yellow”]Blogs[/highlight]

Los blogueros deben seguir también un código de conducta en la Red. El autor de un contenido es la persona legitimada para determinar si su contenido se reproduce o no, por lo que hay que solicitarle una autorización.

Esto supone, irremediablemente, la publicación de contenido original y no ofensivo.

[]

Además, si queremos generar enlaces en otros sitios webs,  debemos devolver el gesto incluyendo en nuestro blog una sección con enlaces a otros sites interesantes sobre nuestra misma temática.

El tema de las netiquetas se está convirtiendo en una cuestión importante, pues cada vez más nos relacionamos a través de las redes sociales. Por ello, ha surgido incluso un proyecto, Netiquétame, para fomentar entre los más jóvenes el buen uso de las netiquetas en las redes sociales. Una iniciativa muy interesante, dado que este colectivo pasa un gran número de horas conversando por Internet.

Comparte