¿Por qué es interesante para España invertir en Chile?

No cabe duda de que en estos últimos cuarenta años se han creado lazos muy fuertes entre España y Chile no solo en lo político, social o cultural, que también, sino en lo económico y empresarial.

Por Tomás Pablo R. – Presidente Ejecutivo Wolf & Pablo Consultores   www.wolfypablo.com  


chileEmpresas de todos los tamaños están presentes en casi todos los sectores, en algunos casos nichos, de la actividad local, que con su manera de hacer y liderar están obteniendo resultados muy favorables, y sobre todo están generando empleos, transfiriendo tecnología, educando y formando, haciendo que sus emprendimientos sean más productivos y compitan con éxito en el mercado local e internacional.

Chile ha alcanzado altos niveles de desarrollo en comparación con el resto de la región; cualquiera que recorra las 15 regiones chilenas observará cambios a mejor y sobre todo una mejora en la calidad de vida de las personas, lo que hace pensar que hay conciencia de que los esfuerzos asumidos sí dan resultados.

En Chile hay grandes desafíos por hacer. Nadie que este aún fuera llega tarde; antes al contrario. Eso sí, las exigencias van subiendo de año en año, y esto abre nuevas tareas que demandan un capital humano mejor formado para acometer proyectos de mayor calado y con una recompensa salarial más atractiva.

Mejorar en educación

Es trascendental para el futuro que se avecina dar un fuerte impulso a la calidad de la educación chilena en todos sus estratos, esto es, básica, secundaria, técnica y superior. La inversión en investigación, desarrollo y apoyar la innovación en todos los órdenes es una obligación que no merece dilaciones ni discusiones bizantinas: hacerlo abrirá mayores puertas a los bienes y servicios de procedencia chilena.

Existen potenciales inversiones en infraestructuras, energía, medioambiente, agua, vivienda, logística, transporte, agroindustria, tecnologías de la información y las comunicaciones, biotecnología, servicios globales, etc., pendientes de construir y desarrollar, por lo que el inversor local y extranjero sigue contando con oportunidades para seguir creciendo y expansionándose.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) informaba que los beneficios de las compañías extranjeras en Chile en 2012 supusieron 16.409 millones de dólares, los segundos mayores de toda la región después de Brasil, por encima de naciones cuyo tamaño es superior a Chile -léase México, Argentina, Colombia, Venezuela o Perú-. Pero lo importante de este dato, además de la cantidad, es que el 64,48% fue destinado a reinversión; dicho de otra forma, muchas de ellas, entre las cuales hay más de un millar españolas, siguen encontrando sitio para nuevas inversiones.

Asimismo, las sociedades chilenas que están alcanzando mayores dimensiones deben obrar con objetivos parecidos a los que españolas y de otras procedencias se han fijado; salir de su entorno habitual dirigiéndose a otras naciones que necesitan de sus bienes o servicios, invirtiendo en ellos para seguir creciendo y abriéndose horizontes de largo plazo. Los ejemplos de organizaciones chilenas tomando posiciones por toda América son cada vez más abundantes, lo que es muy positivo y esperanzador.

España tiene el camino abierto para invertir en Chile

Uno de los retos que deben asumirse por los empresarios chilenos es tomar posiciones en la Unión Europea, concretamente en España. Hasta la fecha solo las organizaciones de origen mexicano son las más aventajadas. Las empresas chilenas en España pueden llegar en este momento a unas 20, aunque el volumen total de estas inversiones no supera los 1.000 millones de dólares. Recordemos que lo invertido en el exterior por los chilenos, principalmente en América, supera los 80.000 millones de dólares.

España ocupa el puesto 14 en el stock de inversiones procedentes del resto del mundo y el número 2 dentro de Europa -solo la adelanta Reino Unido-. El pasado año 2012, cuando la inversión directa cayó a escala global un 15%, España fue uno de los países donde esta subió un 3,7% en relación con 2011. Las casi 13.000 empresas extranjeras presentes en ese país contribuyen con un 15% al producto interno bruto español y dan trabajo a 1.200.000 personas.

[

]

Así como Chile es una gran plataforma para el Asia-Pacífico, España abre Europa el Mediterráneo, Norte de África y también Latinoamérica, más 1.000 millones de consumidores. Es una economía desarrollada de la que aún hay mucho que aprender.

Hágase asesorar por los que saben, seguro que alcanzaran logros propuestos. Además, ahorrarán tiempo y dinero. Más de 900 empresas apoyadas en 17 años. Wolf y Pablo, tienen gran experiencia en procesos de internacionalización.

 

Write a Comment

view all comments