Preparando la canastilla del bebé

Comparte

 

Dar la bienvenida a una nueva vida siempre es una ocasión alegre. Y algo que requiere de buena planificación.

Cuando se espera un bebé, hay cosas que no se pueden evitar. Una de ellas es sentir una inmensa alegría por la llegada de un nuevo miembro a la familia. Otra es sentir cierto nerviosismo, en especial cuando hay que preparar el ajuar y la canastilla para el momento de la llegada. ¿Habrá suficientes pañales? ¿Qué tipo de cuna comprar? ¿Le valdrá la ropa?

Es completamente normal. Además, no importa si se trata del primer bebé o si ya han venido otros. Estas cuestiones siempre surgen, en parte por las ganas que se tienen de recibirlo. Echa un vistazo a estos consejos para preparar tanto la salida del hospital como sus primeros meses de vida.

Haz las cosas con tiempo

Para que al final no haya que hacer las cosas corriendo, es importante empezar a planificar las cosas con antelación. Piensa que a veces el bebé no espera a los 9 meses para nacer, así que tenlo todo listo cuanto antes, pero de forma pausada.

Empieza por la ropa que vas a usar. Ten en cuenta que nada es suficiente, así que aunque tengas gorritos, calcetines o bodas en cantidad, uno más nunca te sobra. Tampoco en zapateria infantil. Ten en cuenta que durante las primeras semanas el desarrollo será bastante rápido, así que tener ropa de distintas tallas es buena idea.

Aprovecha cuando sales a dar un paseo para mirar alguna cosa. Y en casa, si tienes tiempo libre, puedes navegar por Internet y ver tiendas online en las que puede haber algo que quieras tener.

No todo es ropa

Cuando hablamos de la canastilla del bebé, siempre pensamos en la ropa que vamos a llevar al hospital para vestirle cuando salga a la calle. Pero hay otros elementos importantes a tener en cuenta. Por ejemplo, una cuna de viaje es de gran ayuda en caso de que no vayas a pasar los primeros días en casa. Evidentemente, también te servirá cuando la familia salga de vacaciones y quieras que tu bebé esté cómodo, sin importar cuál sea el lugar al que vas.

Otro tipo de productos que se necesitarán son champús, colonias y artículos de higiene. En toda canastilla debe haber una buena cantidad de estos, ya que se agotan con bastante facilidad. Procura que sean suaves y estén adaptados a la piel del bebé. No te será muy difícil encontrar productos específicos para cuidado infantil. Y si no, cuando alguien te pregunte, pide que te regalen alguno.

El carrito para sus paseos

Hay una amplia variedad de carritos de bebe, así que puede que te cueste elegir. Lo mejor es decidir en función del uso que se le vaya a dar, o de si hay suficiente sitio en el maletero del coche para guardarlo. Y por supuesto, de cuánto podamos o queramos gastarnos en él.

Una buena idea es elegir un carrito que se puede utilizar a medida que el bebé va creciendo. Hay modelos que se adaptan y permiten que no haga falta cambiarlo hasta que no empieza a andar solo, que a medio plazo suelen ser bastante rentables.

Buen descanso para todos

Una vez que llegas a casa, no querrás separarte de tu bebé ni un momento. Ni siquiera mientras duerme, así que la cuna seguramente estará en tu habitación.

Para no tener que levantarte, lo mejor es disponer de una cuna que se pueda colocar junto a la cama y una tu colchón a esta. Así podrás mantener el contacto con el bebé, especialmente durante las primeras noches. Aquí puedes ver consejos para encontrar la mejor cuna colecho. Algunos modelos se convierten después en una cuna normal, que puedes poner en el cuarto del bebé y que duerma allí cuando llegue el momento. Así descansarás#31452 lo mejor posible todos.

Si esperas un bebé, no dejes para el último momento la preparación de su canastilla. Y si no lo esperas, pero en tu entorno hay alguien que sí lo hace, no hay mejor detalle que regalar alguna cosa práctica, como parte de la canastilla o alguno de los elementos que el bebé o sus padres necesitarán.

Write a Comment

view all comments