¿Préstamo o crédito? Conoce las diferencias

Muchas veces, llevados por el desconocimiento financiero la mayoría de los casos, los términos usados como referencia a préstamo o crédito se utilizan de forma arbitral, pero es importante saber que no son lo mismo.

Por supuesto, tampoco tienen las mismas condiciones bancarias, ni los plazos tienen por qué coincidir, aunque la cifra de dinero que reciba el cliente sea la misma. La forma de devolución del importe también será diferente en función del producto contratado.

prestamos personalesLos préstamos cubren tus gastos personales

En esta operación lo primordial a tener en cuenta es que se firma un contrato con la entidad bancaria, que tras realizar un estudio de viabilidad, transfiere un importe determinado al cliente. Éste debe devolver ese dinero en cuotas regulares y en un tiempo  establecido a la entidad.

Al devolver el importe, también hay que sumar una cantidad de intereses estipulados en el contrato previo, aunque estos dependen generalmente del tiempo de devolución del dinero.

Dependiendo también de las garantías que se ofrezcan a la hora de retornar el importe, así como de la cantidad del mismo y los bienes personales, estos productos pueden clasificarse en personales e hipotecarios.

Los préstamos personales se solicitan cuando el importe se destina a la adquisición de bienes de consumo o servicios tales como pueden ser la compra de una tablet, el pago de un máster universitario o cambiar el mobiliario de la cocina.

La garantía que ofrecen los clientes para la devolución del importe son sus propios bienes y nada más. Para ellos, lo más positivo de esta modalidad es la facilidad de resolución de la concesión, ya que suele ser más rápida que con otros productos.

TE PUEDE INTERESAR  Hadoop, la herramienta estrella de Big Data

En el préstamo hipotecario, sin embargo, la garantía que se ofrece a la devolución del importe es el propio inmueble u otro de valor similar, que el banco se quedará en caso de no abonar las cuotas correspondientes.

¿Qué necesito para pedir un crédito?

En este caso, la entidad bancaria pone una cantidad establecida a disposición del cliente y éste, en caso de que sea necesario, puede hacer uso de ella hasta alcanzar el límite establecido o superar un tiempo determinado.

Esto quiere decir que es el cliente quien luego debe gestionar la devolución de ese importe con unos intereses, bajo unas condiciones pactadas y determinadas. El requisito para obtener una línea de crédito es generalmente tener una cuenta en la entidad donde posteriormente se le podrá asociar una tarjeta de crédito.

Elige según tus necesidades

El aspecto más importante a tener en cuenta es la capacidad financiera que se tiene para poder realizar la devolución del importe sin tener incidencias durante la misma. Una mala planificación en este aspecto puede acarrear problemas financieros indeseados, aunque siempre existe la posibilidad de renegociar con la entidad.

Como es un producto que además ofrecen muchas entidades diferentes, lógicamente no siempre tiene las mismas condiciones, por lo que realizar una comparación entre lo que ofrecen las diferentes entidades es más que recomendable para todos aquellos que se planteen la adquisición de estos productos.

Comparte

Write a Comment

view all comments