Que bueno conocerte, reconocerte, recordarte y comprarte. Hablamos de Branding

Supongamos que Usted ha sido designado como el responsable para crear una campaña de publicidad para una nueva marca. Para una nueva empresa. No importa el sector, y aunque este detalle va a determinar qué hacer y cómo en cierta medida, se encuentra ante el reto de darla a conocer al mercado. De conseguir sus primeras ventas. De posicionarla…y esa marca también podría ser su propio negocio o, incluso, Usted mismo y perfil profesional…

brand engagement¿Que bonito reto, no?. Y los retos están para conseguirse, para alcanzarse tras un desarrollo comedido que, unido a una ambición voraz, le catapultarán hacia ese estado no menos ambicioso y crecido temporalmente llamado éxito, que sugiere un crédito y beneficios temporales sin tregua.

Pero…ummmmm…quizás “todo esto no es tan fácil”…ya que, partiendo del supuesto, nuestro negocio es nuevo. No lo conoce nadie. Se encuentra en un mercado más o menos trillado, y aunque vamos a aportar algo nuevo, y vamos a volcarnos en ofrecer “calidad a bajos precios” (una visión muy similar a los millones de emprendedores que empiezan algo), tenemos que conectar con el publico. Y tenemos que vender, pues de las ventas se activará nuestro negocio. E iniciamos el proceso creativo….pensando en vender.

Grandes ofertas, promociones, descuentos…y una ventaja competitiva que infunda confianza al receptor de la publicidad. Esas quizás sean las primeras ideas que se conjugan en los objetivos publicitarios, que unidos a un buen diseño y a producción, determinarán “un buen producto publicitario” que nos acerque al anhelado éxito.

Bien, creo que para un buen planteamiento publicitario, no hay que dejar de darle importancia a lo anteriormente indicado; pues la tiene y mucha…y más en muchos casos actuales en los que los precios son motivadores de compra por encima de la calidad. Pero siempre, y digo siempre, tenemos que tener algo por encima de todo ello. En un nivel superior. Estoy hablando de la marca. Estoy hablando del branding. Estoy hablando de h….la marca; y al final de este artículo verán a qué me refiero con “h….”. 

Sería imposible en un solo artículo entrar en detalle de todo lo necesario, y también “descartable”, para hacer un buen anuncio publicitario  para cada tipo de anunciante, mercado, sector, etc., como es obvio; pero si me reafirmo en que “lo más”, y a lo que siempre se le debe de dar especial atención, importancia y protagonismo (y en muchísimos casos no se hace), es a “la marca”.

¿Antes que al mensaje de venta que es lo que va a mantener “viva y contenta” a nuestra empresa/negocio -o a la de nuestro cliente- ?.

Pues si.  Mucho antes.

Si puesto que la imagen de marca, y con ella el posicionamiento de marca, valores, y beneficios, serán signos identificativos que se recuerden, y que bien transmitidos van a permitirnos una mejor respuesta del mercado.

branding

Ooops ¿Y eso qué quiere decir, no? ¿Cómo hago eso? ¿Eso es solo para grandes marcas?

Bien. Ante todo pensemos quiénes somos y qué hacemos : “Quién es nuestra marca”. Su situación actual….y qué puede ofrecer “de más”. Qué se debe de citar para transmitirlo, cómo y para qué; y como uniremos una y otra vez en todas nuestras comunicaciones ese “valor”. Esa “forma de ser”…y con ello encararemos su posicionamiento. Y esto, no necesariamente debe ser un valor intrínseco de nuestra marca, como podría ser “rapidez de realización”, “atención 24 horas”, “sabor exótico/tradicional/bueno…”, “bajo en grasa”, “saludable”, “los mejores precios”, “calidad de servicio y atención post venta”, “el único servicio que incluye ….”, etc; sino valores emocionales que deben cuidarse en toda la publicidad. En todas las comunicaciones. Y, en definitiva, en “todos lados ” en los que esté nuestra marca.

Coca-Cola tiene, como no podría ser de otra forma, este concepto bien definido, y aunque cambia su mensaje de “la chispa de la vida”, y en definitiva de “Felicidad”, por anuncios dirigidos a combatir sus puntos débiles y anuncios virales, no deja en estos de dotar “al entorno” de su comunicación de ese rasgo de felicidad. Veamos a continuación unos anuncios que salen del convencional anuncio corporativo de Coca-Cola (en el que obviamente se busca mejorar y “se machaca”, en el buen sentido de la palabra, el posicionamiento de marca para mantener su liderazgo), del que incluyo una muestra final para que vean que el concepto es el mismo: Felicidad; valor claramente emocional que en su caso y el de su empresa podría ser….ummmm…”satisfacción”, “seguridad”, “disponibilidad”, “status”, “seriedad”, “novedad”, “actual”, “contemporaneidad”…busque su identidad, y que esta marque su publicidad…los resultados serán mucho mejores, pues dotaremos de protagonismo a nuestra marca que se humanizará y comunicará mucho mejor. Vean, después de los anuncios de Coca-Cola, como consigue esto Twitter en su última campaña.

[double_paragraph]
[/double_paragraph][double_paragraph]
[/double_paragraph]

[double_paragraph]
[/double_paragraph][double_paragraph]
[/double_paragraph]

[double_paragraph]
[/double_paragraph][double_paragraph]
[/double_paragraph]

En este punto, quizás muchas personas pensarán que se trata de grandes marcas. Marcas que pueden invertir en posicionamiento, invertir en su marca. Y que no es su misma situación, como PYME o incluso autónomo. Que su mercado no lo entendería incluso. Que no es “su caso”… y que ellos deben dirigirse a vender. A comunicar ofertas promocionales, que es a lo que su mercado responde y lo que les mantiene sana “la caja”.

Bien, una cosa no debe de estar reñida con la otra. No se trata de dejar de comunicar nuestro valor diferencial, decirle claramente al público “ven y cómprame, que tengo algo muy lindo para tí”. De decirle “soy más barato que mi competencia, lo hago mejor y encima te llevarás este regalito”…no!..pueden hacerlo siempre y cuando esto no sea contraproducente para lo que siempre debemos cuidar: la marca. Para lo que debemos combatir día a día, sin excepción y en un solo sentido: su posicionamiento. Con el gran objetivo: que se conozca, se reconozca y se recuerde habiéndola “humanizado”, y dotándola de ese signo identificativo (como por ejemplo “agradable”, “resultadista”, “metódica/o”…) que define a las personas y que las diferencia para bien y para menos bien.

Consigamos el “muy bien” y después; las ventas vendrán solas.

Fdo. David Guiu – CEO SOCIALetic.com | SOCIALetic Magazine (www.socialetic.com/MAG)

Comparte