Seguridad laboral y medición, ¿cómo influye?

La medición tiene un papel cada día más importante para los sistemas de garantía de calidad y de eficiencia de las plantas. La calibración venía considerándose hasta el momento como una labor secundaria.

A día de hoy el panorama ha cambiado radicalmente. Por diversos motivos, incluyéndose el esfuerzo por acercar al límite la eficiencia de las plantas, la medición adquiere un papel trascendental.

seguridad laboral¿Con qué frecuencia se debe calibrar?

La calibración permite arrojar datos acerca de las características metrológicas de los instrumentos de medida, confirmando el valor medido o señalando una variación a tiempo. Diversos instrumentos como el calibrador de temperatura son de vital importancia en un sector donde la medición no era suficientemente tenida en cuenta hace tan solo algún tiempo.

La frecuencia es un factor que sale pronto a debate cuando se habla de la importancia de calibrar los instrumentos de medida. Las periodicidades en lo relativo al TÜV o las verificaciones de la Oficina de Normalización se encuentran definidas. No obstante, no ocurre lo mismo con la supervisión de los instrumentos de medida de la industria.

La experiencia permite precisar los requisitos e intervalos de calibración

Los intervalos entre pruebas dependen normalmente del instrumento en concreto del que se trate, su función y su aplicación concreta. En el caso de los instrumentos de presión, cuanta más circuitería electrónica y exactitud tenga el instrumento, este deberá ser calibrado con mayor frecuencia.

Los principios genéricos extraídos se basan en una experiencia práctica amplia, bien conocida por compañías como Beamex, y, por lo tanto, pueden precisar los requisitos e intervalos de calibración con bastante acierto. En el pasado los márgenes se llevaban al límite por razones de coste, en tanto que a día de hoy estos son cada vez más estrechos, ya que por encima de todo se defiende la garantía de calidad.

La periodicidad establecida es tarea del operador de la planta

En este sentido, las directrices de la ISO 9901 de las Buenas Prácticas de Fabricación y de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos contienen normas relativas a la calibración y la documentación de los instrumentos de medida. En cambio, dichas normas no establecen nada concreto respecto a los intervalos de verificación.

En lugar de esto, se requiere una periodicidad establecida, la cual deberá ser definida por el operador de la planta en su documentación de garantía de calidad. DakkS, que es el organismo acreditador alemán, ha hecho una serie de recomendaciones para la secuencia de calibraciones. Por ejemplo, en lo relativo a los instrumentos de presión, estos intervalos se pueden definir desde una vez al año en algunos casos, hasta un máximo de cada cinco años en otros.

Cuando se calibra, se está comparando la lectura del elemento comprobado con el valor medido por un instrumento tomado como referencia. Dicho instrumento ha sido comprobado anteriormente con un patrón nacional o internacional. En el caso de Alemania, el instituto metrológico nacional PTB conserva los patrones nacionales, los cuales permiten trazar el resultado de cualquier calibración mediante una serie comparativa.


  Sigue las Noticias de SOCIALetic.com | 10º ANIVERSARIO

Write a Comment

view all comments

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *