Velar por los derechos de la infancia, objetivo vital para las naciones

 

Para que un niño o niña llegue a ser un adulto realizado y productivo, tiene que gozar de una serie de derechos desde el mismo momento en que llega al mundo. Descuidar estos derechos puede tener consecuencias nefastas para la sociedad en general.

Los niños y niñas son la generación de relevo y por ello, la garantía de sus derechos es fundamental para el desarrollo de la sociedad. Motivo por el cual estos fueron recogidos en un tratado internacional en la década de los ochenta.

derechos de los niños[tweetable]¿Cómo nacen los derechos del niño?[/tweetable]

Ese tratado es la Convención sobre los Derechos del Niño, también conocida como la Declaración de los Derechos del Niño. Se aprobó el 20 de noviembre de 1989, y es el tratado ratificado por más países en toda la historia, concretamente por 194.

Estos países se han comprometido a proteger y promover los derechos de la infancia para que puedan prosperar, aprender, crecer sanos y que se escuchen sus voces. La importancia de este instrumento internacional toca a todos los sectores sociales de manera cercana.

No en vano, desde que el mismo se aprobara, los avances en lo concerniente a los derechos de la infancia han sido muy numerosos. Aparte de un incremento en la disponibilidad de bienes y servicios básicos, se ha reconocido cada vez más la necesidad de proteger a los niños de las situaciones de violencia, malos tratos y explotación.

TE PUEDE INTERESAR  España se sitúa en el Top 20 mundial de países que registraron nuevas marcas

[tweetable]La Declaración de los Derechos del Niño se estructura en 54 artículos[/tweetable], en los que se recogen los derechos de la infancia. La Convención establece que los niños y niñas son individuos con derecho de pleno desarrollo físico, mental y social. Se recoge también su derecho a expresar sus opiniones libremente.

¿Por qué trabajar los derechos del niño?

Este tratado internacional es actualmente un modelo para el progreso, la salud y la supervivencia humana. Pero desafortunadamente, en algunos países los recursos son muy escasos, y los derechos recogidos por la Convención no se garantizan de manera adecuada. Muchas ONG, como Plan International, trabajan duro para erradicar la situación, y por ello han puesto en manos de la población la figura del apadrinamiento.

A través del acto del apadrinamiento, se crea una relación entre las personas que deciden ser donantes, y los niños y niñas a los que apadrinan, sus familias y sus comunidades, las cuales se encuentran en países en desarrollo. Entre ellos se produce una comunicación real, a través del intercambio de cartas. Esto hace que dicha relación sea efectiva y más cercana.

[]

Mediante estas aportaciones, se contribuye al desarrollo de proyectos orientados hacia toda una comunidad. Dichos proyectos se dirigen a mejorar las condiciones de vida de los niños, y de esas comunidades a nivel general.

Por motivos obvios, [tweetable]las donaciones que se hacen a través del apadrinamiento no se destinan a un niño en concreto[/tweetable]. En caso contrario el niño debería ser aislado de su familia, o dicha familia de su comunidad, algo que está muy lejos del verdadero objetivo, de manera que estas contribuciones se emplean en incrementar el nivel de vida de la comunidad entera.

TE PUEDE INTERESAR  ¿Quieres un Mapa GPS con la persona más cercana a tí para intercambiar idiomas y conocimientos?
Comparte

Write a Comment

view all comments