Las Emociones: La Clave del Éxito

Existen estudios que indican que entre el 75 y el 96% de los casos, el coeficiente intelectual no puede indicar quién triunfará y quién fracasará en el ámbito profesional

pensarEl desempeño de una persona en su carrera pareciera poco tener que ver con la definición de inteligencia que conocíamos..

¿Por qué razón personas con alto coeficiente intelectual no logran el éxito laboral?Por su bajo nivel de Inteligencia Emocional.Según Goleman (1998), el término “inteligencia emocional” se refiere a la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotros mismos y en nuestras relaciones.

Entonces… ¿De qué depende el éxito profesional?Del desarrollo de las cinco aptitudes propuestas por Goleman: autoconocimiento, autorregulación, motivación, empatía y habilidades sociales. En este post te explicaré las dos primeras a partir de la película “Locos de ira” (anger management).El autocontrol emocional, que es parte de la autorregulación, se refiere a controlar las propias emociones. Implica poder elegir la forma de expresar los sentimientos sin reprimirlos o negarlos. Es el manejo de las emociones y sus impulsos.

En la película, debido a un incidente en un avión, Dave Buznik es sentenciado a terapia para el “control de la ira”. Sin duda, un bajo nivel de autocontrol, fue la razón principal por la cual la jueza lo declaró culpable de agresión física contra una azafata.Sin embargo, Dave no opinaba lo mismo. Creía que todo había sido un mal entendido y que no era necesario asistir a la terapia grupal. Por esa razón, cuando descubre que el psicólogo, Buddy Rydell, había sido su compañero de vuelo el día del incidente, Dave intenta convencerlo de que firme sus papeles para que lo exima de la terapia. El Dr. pacta con él firmar la documentación siempre y cuando asista, aunque sea, a una sola sesión.>En esa primera terapia grupal, los compañeros de Dave comparten sus distintas historias sobre la ira.

Estos ataques de furia tienen su explicación desde las neurociencias.

Estoy segura que si le preguntara a usted ahora mismo ¿Cuándo le conviene “explotar y gritar”?, probablemente me responda, “nunca”. Sin embargo, por más que lo piense y lo piense, muchas veces pareciera no tener control sobre su propio enojo (¿o esto no le ha ocurrido alguna vez?).

La culpa de todo la tiene la amígdala (que no es precisamente una de las que está en nuestra garganta) sino que es una parte de nuestro sistema límbico ocerebro emocional.

La parte de nuestro cerebro racional (neocortex) se encarga de comprender, memorizar, decidir, planificar, aprender, entre otros.¿Cuál es la relación razón-emoción?Simple. La emoción interfiere con la razón y la razón modifica a la emoción.

  • Cuando la emoción interfiere con la razón:

La razón funciona correctamente siempre y cuando… el cerebro esté en calma.
estudiar marketing
Cuando estamos bajo presión, el cerebro se pone en un estado de alerta denominado “de ataque o huida” (es aquel que le permitía a nuestros antepasados, sobrevivir). En ese estado es susceptible a un “asalto de amígdala”. Esto se da cuando la emoción prevalece sobre la razón.En la película, Dave sufre un asalto de amígdala cuando reacciona negativamente ante la insistente pregunta de Buddy sobre “¿Quién eres?”.

Es por este motivo que el doctor le sugiere incrementar las horas de terapia, a través de la fundamentación de lo que se conoce como distintos tipos de ira incontrolable: la explosiva y la implosiva.“El explosivo es el tipo que ves intimidando al cajero por no hacer válidos sus cupones. El implosivo es el cajero que permanece callado día tras día hasta que un día asesina a toda la tienda.

Tu eres el cajero…” (Le explica el doctor a Dave).Según Goleman (1998), la implosión emocional tiene varios inconvenientes: a menudo sus víctimas no toman ninguna medida para mejorar su situación. Es el caso de Dave cuando niega necesitar ayuda para mejorar su autocontrol: “No, no, no, no… Yo soy el que se esconde en la sección de comidas congeladas y llama a la policía, lo juro!!!!”

Cuando estallamos de ira, la emoción le gana a la razón. La bienintencionada frase de Desmond Tutu (Premio Nobel de la Paz en 1984) “No levantes la voz, mejora tu argumento” carece de validez en ese momento, ya que es imposible pensar cuando nuestra amígdala se apoderó de la situación.

Entonces, al no poder encontrarle razones a nuestra emoción ni a nuestra reacción, nuestra acalorada discusión se torna aún peor…Las hormonas que segregamos en ese momento permanecen durante horas en el cuerpo y cada incidente posterior añade más hormonas de estrés al nivel ya existente. Es por ello que el Dr. Buddy dice “es difícil hallar los estribos, después de perderlos”, ya que entramos en un círculo vicioso muy difícil de salir.Una tensión se va sumando a otra y como nuestro cerebro no puede distinguir entre los problemas personales y laborales, terminamos estallando por cualquier pequeño inconveniente en cualquier lugar y con cualquierpersona.

He aquí la famosa: “gota que rebalsó el vaso”.

como publicar articulos en socialetic _ CLICK en la Imagen

  • Cuando la razón modifica a la emoción:

Cuando estamos en un “estado de enojo” podríamos intentar distraer nuestros pensamientos, por ejemplo, cambiando nuestra percepción de lo que nos ocurre. Esto funciona solamente en niveles bajos de ira. Cuando la intensidad aumenta, sufrimos de incapacidad cognitiva (no podemos pensar), entonces deberíamos evitar llegar a ese ataque de furia.

El conocido “me sacaste de las casillas” hay que intentar evitarlo, ya que a partir de esa frase uno está haciendo responsable al otro de su reacción. Sirve de excusa, echarle la culpa al otro, pero lo mejor sería que tengamos el control de nuestras propias emociones. Reconocerlas no es tarea sencilla. Muchas veces se encuentran mezcladas y nos confunden. Esto ocurre, por ejemplo, cuando estamos preocupados por algo y terminamos enojándonos con alguien.La buena noticia es que, se puede aprender a controlar la ira sin necesidad de asistir a la terapia poco convencional que propone la película.Para ello…Primero: tenemos que desarrollar el autoconocimiento.

Esta aptitud, propuesta por Goleman, implica reconocer las emociones y sus efectos. Dave parece descubrirla al final de la película cuando dice “Yo era un hombre enojado, estaba enojado conmigo mismo…”

Segundo: tendríamos que reflexionar sobre cuáles son las consecuencias que trae esa emoción en nuestros actos y en nuestras relaciones. Existen casos en los que el enojo puede tener un efecto positivo en nuestra motivación (por ejemplo cuando se quiere corregir una injusticia).

Pero este resultado es excepcional. En la mayoría de los casos, nuestro enojo nos trae consecuencias desastrosas.

[smartads]

El desafío ahora es tratar de vivir en equilibrio entre la razón y la emoción.

Ni sufrir desbordes emocionales ni vivir una vida vacía, llena de nada…Tratemos de evitar responsabilizar a otros por nuestras emocionesy tomemos las riendas de nuestra propia vida!¿Te animas?

Maria Laura Pretel

Apasionada por los RRHH y la Comunicación. Ver más sobre Maria Laura Pretel

Post navigation

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *